miércoles, 6 de noviembre de 2019

AntiCuentoDeHadas

Un mendigo hizo amistad con una aldeana. Ella le convidaba frutas cuando venía de comprar. Pronto las conversaciones y preocupaciones fueron en aumento, hasta que una noche de invierno lo invitó a dormir a su casa. Desde ahí afianzaron la relación y las almas se entramaron y los cuerpos.
Cuando ella le dijo, por vez primera, que lo amaba, el mendigo se despojó de sus harapos y dejó ver un atuendo de príncipe impecable: “Ahora que sé que me amas por lo que soy y no por lo que tengo, es que te hago mi princesa”.

La mujer lo echó.

23 comentarios:

  1. Bien hecho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un final contracorriente. Y es que nunca sabes cómo van a reaccionar las mujeres.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una mujer digna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. La confianza no debería tener que ganarse, ;)
    Muy divertido, Julio David.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es que engañar está muy feo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Aún que no le dio con un palo en la cabeza!!!

    Lo merecía.

    ResponderEliminar
  7. Las mentiras interesadas, nunca son buenas en cuestiones de amor.

    Te dejo un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  8. Los engaños engaños son, aunque tengan "buena" intención

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Yo no la entiendo muy bien a ella, yo no habría actuado así, pero será que a mí sí me hace ilusión ser princesa jajajaa.

    Dejas de hacernos preguntas difíciles para contarnos historias que igualmente nos descolocan. Eres malo, tocayo :P

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Ni modo, se perdió la vida relajada, jeje.

    ResponderEliminar
  11. Eso de poner a prueba a alguien es de un desconfiado. Mejor lejos...
    Abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  12. Eso le pasa al principe por bocazas.

    Porque no limitarse a amarla con pasión, hacerle reír y tratarla como una reina, y que siguiera en el misterio que él era un principe cansado de que nadie lo amara de verdad.

    Pero eso de alardear es tan masculino...que no me extraña como acaba el cuento.

    Siempre original, Julio.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. Un príncipe un poco engreído y arrogante...

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay! La aldeana debió pensar que si la engañaba de esa manera nada más comenzar la relación, cómo sería cuando la llama de la pasión se apagara, je, je, je... Divertido micro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  15. El título es adecuado. Ya que todo ello es un cuento... de hadas.

    Creativo.

    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  16. Si empezamos mintiendo mejor nos seguir adelante, y en este caso la mentira era de las gordas, fingir ser pobre es despreciable.
    Un abrazo Julio David
    Puri

    ResponderEliminar
  17. La honestidad lo primero, y el ahorro en fruta gratis lo segundo.
    Estupendo, como es habitual.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. Un final como corresponde.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  19. Eso le pasa por ir "disfrazado" por la vida...

    Un abrazo Julio David

    ResponderEliminar
  20. Lo mejor, sin duda, el final... Tan inesperado... Ay, podía haber vivido como una reina...

    ResponderEliminar
  21. Desde luego le pasa por engañar y es que ni los principes ni las princesas están de moda y quizás era republicana.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Siempre mejor decir la verdad. Las mentiras no conducen a nada. Viva la honestidad.

    Un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Anónimo5/12/19

    Well done, you have magic in your hands and in your mind too but in your heart I don't know how much...

    ResponderEliminar