viernes, 14 de diciembre de 2018

No es otra Navidad cualquiera

“TÍA ELVIRA, ¿se lavó los dientes?”. “Doña Jacinta, se depiló mal las piernas”. “Primo, veo que te superaste: tuviste un hijo más feo que tú”. De esta forma Rolando, sin aflojar la sonrisa, saludaba a cada uno en la reunión familiar. Naturalmente volvió tan desagradable su presencia, que los aludidos, que fueron muchos (ni el perro del dueño de casa se salvó) lo ignoraron. Y Rolando, en un rincón, o paseando, perdiéndose en el jardín, trago en mano, fue feliz. Ahora ninguno de esos metiches se interesará por preguntarle qué ha sido de su vida en este año de mierda.

Imagen © Fuente

17 comentarios:

  1. "No hay nada más lindo que la familia unida", que cantaban Los Payasos de la Tele.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. El precio de la tranquilidad !

    ResponderEliminar
  3. La vida familiar tiene estas cosas, actos en los que nos ignoramos mutuamente, con total cordialidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ya lo dice el refrán: no hay mejor defensa que un buen ataque, jeje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. El método es un poco cruel, pero infalible. No hay como hacerse el indeseable para que te dejen en paz. ¿O será que esa forma de ser es la que hace que haya tenido otro año de mierda?

    Gracias por traerme una sonrisa
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Gracias a Dios en mi familia no tengo a nadie tan indeseable. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
  7. Para ir y comportarse de esa forma, mejor que se quede en su casa. Los parientes agradecidos, no tienen la culpa de su mal año ¿o sí?
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  8. No, no es otra Navidad cualquiera... Pero tampoco creo que el precio a pagar sea el más conveniente.

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  9. Joder!,... sí que debió ser un mal año!

    ResponderEliminar
  10. Concuerdo con Josep, el ataque es la mejor defensa, y aparte quien pega primero pega dos veces, jajaja.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  11. Qué bueno, es la manera de que nadie nos pregunte por este año, de mierda en ese caso. Como en muchos otros :-)

    Un abrazo grande y felices fiestas navideñas

    ResponderEliminar
  12. Ese es el paso previo, el año que viene ya ni querrá ir....

    ResponderEliminar
  13. Vamos, toda una joya de cuñado navideño... Lo mejor de la familia...

    ResponderEliminar
  14. Buena estrategia la de este tipo. Una forma de descansar de las preguntas de los cotillas de turno.
    Abrazo, Julio y Felices Fiestas.

    ResponderEliminar
  15. Voy a ponerlo en práctica en la próxima reunión, más que nada teniendo en cuenta la parte del "año de mierda"...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  16. Hombre, no pidas cordialidad a quien no te la concede. Tu texto me ha hecho mucha gracia. SAludos.

    ResponderEliminar
  17. En estas fechas, mas de uno querrá que lo ignoren así no tendrá que mentir para decir lo que los demás quieran oír.
    Interesante la forma que adoptó tu protagonista.
    Un abrazo Juli D.
    Puri

    ResponderEliminar