martes, 2 de octubre de 2018

Volver a nacer

A LOS 73 AÑOS Marcelo se apuntó a una maratón. Por primera vez. Y llegó último, aún participando con gente de su edad. No se desanimó. Su gran error fue no haberse preparado. Entonces empezó a trotar, imponiéndose distancias más largas. Se propuso una meta de diez kilómetros mensuales. Lograba dos, tres. No se desanimó. Un año después, volvió a competir. Llegó penúltimo. No se desanimó. Redobló el entrenamiento y las técnicas. Se apodó a sí mismo “fénix”. Ni idea tenía que este deporte se le complicaría tanto. Lo único que sabía con certeza era el por qué lo hacía.

Imagen © Fuente

18 comentarios:

  1. Quizá intenta que no le alcance la muerte.

    ResponderEliminar
  2. Trotar en contra del reloj !

    ResponderEliminar
  3. Terminar un maratón con 73 años y sin haberse preparado es para llamarse "fénix" y muchas cosas más, aunque llegues el último. Por qué lo hacía, como dices, lo sabía él. Yo no.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Seguramente quiere lograr sentirse joven , por última vez.

    Buen texto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lo que ocurre es que Marcelo a sus años es sabio. Y sabe que rendirse es ponérselo fácil a la muerte. Que se lo curre, como decimos por aquí.

    No importa en qué puesto acabes, lo que importa es seguir peleando y tener algo por lo que luchar, aunque sea un maratón.

    Me ha encantado tu relato, Julio y también conocer y escuchar "Payaso". Gracias por la sugerencia.

    Me encantan las rancheras..., que además le van muy bien a mi voz y a mi temperamento, así que me entraron ganas de volver a cantar, que hace mucho que no lo hago así, con toda la voz. Ahora sólo tarareo por la calles, que ya me vale.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Como dijeron por ahí arriba, Marcelo le quiere echar una carrera a la juventud perdida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Julio D. el caso es llegar y tener voluntad para hacerlo mejor cada vez. A tu protagonista lo que le sobran son ganas, esas ansias por hacerlo en menos tiempo le ayudan a vivir.
    Te dejo un abrazo .
    Puri

    ResponderEliminar
  8. No darse por vencido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Como el resto de compañeros, opino igual.
    Su meta en este caso es restarle tiempo a la muerte.
    Muy bueno, Julio David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Tenía claro el por qué, ¿sabía el para qué?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  11. Si persiste a los cien años estará entre los primeros.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  12. Hola Julio, como se suele decir lo que importa es participar y sentir útil, con el tiempo ya ira adelantando poco a poco, cada carrera le sirve de preparación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Dicen que la juventud, como la hermosura, está en el interior. Quizá, el pobre hombre, quiera demostrarse que no es tan viejo como sus huesos le quieren demostrar. Me gustaría saber en qué puesto quedará antes de morir de viejo. Pero al menos morirá feliz, jeje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Tengo un hermano maratoniano y me sigue pareciendo una locura correr esas distancias. Eso no es sano. Pero todo sea por el mensaje.

    ResponderEliminar
  15. Y ahora me quedo con la intriga de por qué lo hacía. Esto no se hace. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Pues felicidades por no darse por vencido!

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Creo que nos has dejado algo intrigados... Dejas un final abierto, que nos deja un poco pensativos...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  18. ¿Pero tanto tiempo sin visitarte? jolines, vaya un despiste, la verdad es que no tengo perdón, voy ahora mismo a ponerme al día en tu blog, y a disfrutar en esta noche de Sábado con tus textos, aquí me quedo disfrutando de la buena lectura de todas las demás entradas y a comentarte.

    No hay que desanimarse, hay que hacer como Marcelo, entrenarse para llegar a la meta, no hay que darse por vencidos, y sino, no pasa nada, lo importante es participar.

    Un beso.

    ResponderEliminar