miércoles, 24 de octubre de 2018

Humanidad


UNA niña es abusada por el padrastro. Ella teme contárselo a su mamá, pues está amenazada. Sin embargo la mamá ya lo sabe. Pero no hace ninguna denuncia porque es él quien trae droga a casa y esta mujer es adicta. Por eso calla. La niña se suicida. A millones de kilómetros de esta escena, la sonda Voyager 2 avanza en búsqueda de vida extraterrestre. Enviamos una pizca de humanidad (con grabaciones de risas, saludos, fraternidad) hacia los confines del universo para darnos a conocer. Obviamente hay cositas que omitimos. No vayan a pensar mal de nosotros los señores extraterrestres.


Imagen © Fuente

17 comentarios:

  1. Explorar el espacio es una meta muy honrosa, pero antes deberíamos explorar el corazón del hombre, el hambre de los desamparados de la Tierra. Mirar a las estrellas es muy bonito, pero mejorar lo que nso rodea es más digno.

    Bonito post. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los ET no vienen a visitarnos porque nos conocen...

    ResponderEliminar
  3. HAy cosas que se ocultan bajo la alfombra.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Entre las peores características de la condición humana está la hipocresía y el absoluto egoísmo. Mejor que los extraterrestes no vengan a visitarnos, no sea cosa que se contagien...
    Muy bueno, Julio, con un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Como son más listos que nosotros nos conocen bien. Por eso no vienen.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Genial relato-denuncia. Los terrícolas somos (exceptuándome a mí, jeje) seres hipócritas por excelencia. Y algunos unos seres depravados. Mejor que los extraterrestres se mantengan alejados a años luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Solo espero que por lo menos indaguen un poco antes de decidirse a venir,...
    Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Después de leer detenidamente el contenido (muchas gracias por el link) de los mensajes de "Humanidad" que viajan por el Espacio grabados en ese disco, con el sueño y el anhelo de que haya vida inteligente más allá de nuestro pequeño planeta, me sacude más tu magnífico relato, Julio.

    Dicen que los niños abusados a quien menos perdonan es al consentidor y, si es la madre, el daño suele ser mortal.

    Breve, ingenioso, terrible... Si fueras un torero te diría, Julio, que sabes donde clavar la puntilla con precisión.

    Un placer leerte siempre, hoy conmovida.

    Besos,

    ResponderEliminar
  9. Qué horror!!!! Y pensar que es más común de lo que creemos....a los extraterrestres no les interesamos, somos de lo peor!

    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hipócritas hasta con los extraterrestres...
    El relato es genial.

    ResponderEliminar
  11. Vaya, se queda uno pensando...
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  12. Mucho monstruo suelto y esos que miran hacía otro lado aún son peores. Genial y terrorífico el relato.
    Fantástico el enlace que desconocía, he estado un buen rato curioseando.
    Besos

    ResponderEliminar
  13. Qué horrible esta entrada me ha llegado hondo, como puede ser capaz de callar y no denunciarlo. Sin palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hola Julio D. Que triste el mensaje que nos trasmites con este micro,muy duro todo el contenido .
    Interesante el enlace que nos facilitas sobre el viaje de la sonda espacial.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  15. Tus letras siempre tienen un mensaje que confronta al lector. En este caso, siento lástima de lo hipócritas y egoístas que somos los seres humanos.
    Un fuerte abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  16. Un micro-relato que muestra, en apenas un trocito, el horror y la miseria que portamos los seres humanos. Normal que los extraterrestres no se pasen por aquí.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  17. Brutal pero tan cierto tu micro Julio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar