viernes, 3 de agosto de 2018

Movimiento


-TODO evoluciona. No es mística, es un hecho científico: es la ley de la conservación de la materia. Lo que pasa es que cuando te vuelves consciente de ello te sorprendes, pero nunca dejas de transformarte. Cambian las estrellas y las flores. Envejeces, te rejuvenece una pasión. Lo que te encanta te desencanta después. Te contradices. Nunca eres la misma.

-Pero papá, me pide lo imposible. Yo no soy creyente.

-Ahora, ¿pero luego? Anda y consuela a tu amiga. Dile que su papá no murió para siempre. Puede que sea la respuesta que te gustaría escuchar a ti mañana. Anda.

Canción “Movimiento” - Jorge Drexler

Imagen © Fuente

12 comentarios:

  1. Irracional, posible, pero no hay fronteras para lo que consola.

    ResponderEliminar
  2. A un niño, explicarle la muerte de un padre puede ser complejo. Y aunque uno no crea en otra vida, es inevitable intentar convencer al niño que en un lugar lejano, su papá sigue vive, y que algún vea, lejano, le reencontará

    Dulce post. Muy bien narrado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una mentira piadosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Consolar es ser piadoso y eso implica el ser capaz de conmoverse con el dolor ajeno. Una virtud que nos da el alma.
    Corto y contundente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues sí, nada cuesta aceptar ciertas mentiras en ciertos momentos.
    Y también: Si quieres que algo se muera, déjalo quieto.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  6. A veces puedes emular al San Manuel Bueno Mártir de Unamuno y dar consuelo al triste con argumentos en los que no crees.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. El efecto placebo funciona a todos los niveles. Yo tampoco soy creyente pero me parece muy válido que alguien se consuele pensando en el más allá. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo me estoy transformando en un viejo gruñon...Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. El relato bien, como siempre Julio. Si bien en esta ocasión introduces un término... cuando menos confuso. Según aprecio en los comentarios.

    No voy a entrar a definir si hay "vida" después de la vida. Cada quien sus creencias.

    ¿Pero qué es ser creyente? ¿El que cree... en algo?

    Para "creer" en ese algo necesitas un cierto conocimiento de ello. De lo contrario no es posible.

    ¿Sabes la cantidad de realidades que existen, sin que tú lo sepas, y por ello no "creas" en ellas?

    La "creencia", creyente, a mi modo de ver, es un esacalón inferior al "conocer".

    Si conoces puede que creas, o no, en eso que conoces (conocer no necesariamente es aceptar), pero si no conoces, ¡qué vas a creer!

    Fuerte abrazo amigo. Siempre con interés.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo, Ernesto. Sobre todo en este punto: "¿Sabes la cantidad de realidades que existen, sin que tú lo sepas, y por ello no "creas" en ellas?".

      Introduje el término "creyente" simplemente como sinónimo de algo cristiano. O sea, una visión con dogmas sobre cómo deben ser las cosas a nivel sobrenatural.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. Se sobreentendía desde el principio Julio. Si bien pudo parecer que te respondía a ti, lo hacía en general...

      Otro.

      Eliminar
  10. Los placebos emocionales nunca han funcionado conmigo.

    Saludos.

    ResponderEliminar