domingo, 12 de agosto de 2018

La excepción


LA LLEVÉ al jardín, le hice mirar el cielo, y le pregunté: “¿Sabes cómo podemos saber si eso que está allá es un planeta y no una estrella?”. “Porque brilla más, porque se ve más cerca”.  “También por eso -respondí-. Pero principalmente porque no parpadea. Fíjate en esa otra (señalé una estrella cualquiera): parpadea”. Luego le volví a indicar el planeta y le dije: “Si ahora hubiese alguien en Marte, nos estaría mirando tal como nosotros miramos ese punto de luz en este universo infinito y solitario. Pero no hay nadie”. La Tierra no debería llamarse Tierra: debería llamarse Milagro.

Imagen © Fuente

12 comentarios:

  1. Un razonamiento que es una gran verdad... Deberiamos ser conscientes de que somos el resultado de un Milagro... Aunque no hay que descartar que existan otros Milagros por ahi...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  2. Siempre es curioso mirar las estrellas. No puedo dejar de pensar que estoy contemplando el pasado. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Somos un milagro de alguna manera desaprovechado. Como si el ciego al que le hubieran devuelto la vista se dedicara a echarse tierra a los ojos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Un milagro desde nuestra perspectiva.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Si un milagro que tendriamos querer y no matar !

    ResponderEliminar
  6. Hola Julio, un milagro que estamos destruyendo poco a poco, después iremos a Marte u otro planeta para hacer lo mismo, los humanos somos así de agradecidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Milagro definitivamente...


    Saludos =)))

    ResponderEliminar
  8. Será que no hay ningún otro milagro?

    Y para qué, entonces?

    Me moriré sin saberlo...

    ResponderEliminar
  9. ¿La excepción, no hay nadie, el milagro?...

    ¿Estás seguro Julio?

    Que no haya nadie/nada (con vida) que se parezca a nosotros y que las condiciones no sean como las de la tierra es una cosa, a mi modo de ver. Y otra que lo que quiera que haya, ¡y nadie podría negar que no lo haya!, no seamos capaces, hoy, de concebirlo tan siquiera.

    Nuestra herramienta, la mente, dicen que el hombre más inteligente del mundo no utiliza más que un 5/6% de su capacidad.

    De ser cierta esta aseveración, largo camino, pues, de comprensión nos quedaría.

    (Y sin olvidar que incluso ese 100%, podría no ser más que una caja de cerillas en comparación a "otras" mentes/inteligencias. Milagro no sé si somos... pero misterio ¡seguro!).

    ResponderEliminar
  10. Llamarse milagro. Qué bello post que culmina con ese comentario de un planeta milagroso, en efecto

    Un abrazo

    ResponderEliminar