jueves, 19 de julio de 2018

Solo

ES RARO detenerse a leer el etiquetado de un shampoo. Más todavía si lo hacemos con los ojos del corazón. Hay que tocar fondo para encontrar ahí la iluminación y la promesa de un porvenir glorioso. “Cuando el alumno está preparado, aparece el maestro”. ¡Quién pensaría que mi maestro sería un shampoo! Más que maestro; un terapeuta, un chamán que ofrece una reparación profunda, un cuidado desde la raíz, un brillo extremo. Todo lo que anhelo para mi alma, concentrado en la sencillez de un envase. En la aparente sencillez. Digan lo que digan, he aquí mi nuevo mejor amigo.

Imagen © Fuente

11 comentarios:

  1. Mejor un shampoo que un cazo de vinagre...

    Al final acaban igual, pero el vinagre llega antes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Ingenioso micro, Julio David. De verdad que no se me hubiera ocurrido que ahí se encontraba la receta de la felicidad. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  3. Las grandes verdades estan escritas en las cosas más sencillas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo también me fie y estoy calvo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. por la salud de tu alma te aconsejo leer las noticias de las cremas de "belleza" !

    ResponderEliminar
  6. Con menos se han escrito libros de autoayuda, así que yo ya no me sorprendo del poder sanador de nada. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Desde hoy voy a leer cada etiqueta de los distintos shampoos que uso para ver si, por fin, me reparo desde la raíz.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  8. Es como el amor, siempre lo traes en la cabeza.

    Saludos Julio

    ResponderEliminar
  9. Realmente bueno, si siguiéramos a rajatabla las indicaciones de los productos que usamos habitualmente, seríamos todos más felices y estaríamos más satisfechos con lo que somos y tenemos (Nótese la ironía) . Ja,ja,ja. Nos domina el maestro propaganda.
    Un abrazo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Te faltó decir que venía con instrucciones el shampoo. Es alucinante cómo los publicistas, no sé si los maestros, se esmeran en cantar excelencias donde no existe más que un hábito de higiene

    Un abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  11. Sabias palabras, ;)
    Muy bueno e irónico, Julio David.
    Un abrazo, y feliz verano.

    ResponderEliminar