martes, 24 de julio de 2018

La anticasa

LLAMÉ repetidamente a mi hijo a almorzar. Cuando apareció, le dije: “Tus duchas están cada vez más largas”. La casa crujió y una voz, omnipresente, exclamó: “Claramente se masturbaba en el baño”. “Mamá, ¿ese fue Dios?”, preguntó mi hijo. Y arrancó a la calle, enloquecido. Ayer pedí a mi esposo un préstamo de diez mil pesos. “Se me acabó todo el aguinaldo”, respondió. “Mentira. Se esconde la plata dentro del zapato”, dijo la misma voz ubicua. ¡Por suerte hoy nadie me preguntó si fui yo quien tapó de mierda el inodoro!

Las paredes de esta casa no saben guardar secretos.

Imagen © Fuente

16 comentarios:

  1. Esas paredes delatoras...:)
    Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  2. Y es secretos en reunión son de mala educación...

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  3. Hay que salir a la calle para tener un poco de intimidad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Paredes que hablan????!!!

    saludos =)))

    ResponderEliminar
  5. Solo en la calle puede ser uno mismo uno...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Casas así es mejor no habitarlas...

    El relato bien construido. (Algo bronco, desde luego)

    Un abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  7. "En boca cerrada no entran moscas" !

    ResponderEliminar
  8. Vaya casa más indiscreta... Por suerte, la mía de momento se está calladita. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. Vivir en una casa tan chivata sería un problemón. Qué de secretos han de guardar las paredes, y los espejos ni te digo

    Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué casa más chismosa, je, je, je! Desde luego que podemos dar gracias de que las paredes no tengan boca para hablar... no habría familia que lo resistiera. Aprovecho para desearte un feliz agosto. Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Hola Julio, vaya casa mas chivata jeje, para guardar secretos en ella, me pasa a mi y aun estoy corriendo:)

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. Jajaja que buen micro, en el que deduzco de manera simpática una moraleja, mejor guardar secretos porque las paredes también pueden hablar.

    Un placer leerte.

    Un beso enorme .

    ResponderEliminar
  13. Esa casa acabará en tragedia.
    Genial!!!

    ResponderEliminar
  14. Que divertido. Me has arrancado una risa. Todo lo que guardan las paredes de una casa, son datos impagables.
    Me encantó 🏠

    ResponderEliminar
  15. Ya se dice que es mejor guardar silencio, jajajaja.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. Me gustó el micro relato. Saludos

    ResponderEliminar