viernes, 15 de junio de 2018

Amar al pleamar

SOBRE la arena, una mujer encontró una botella con una carta adentro. El mensaje decía “Ayuda”.

¿Qué naufrago, de qué isla remota vendrá? ¿Qué último habitante, antes de hundirse un continente, resumió su esperanza en ella? ¿Qué pirata, capitán de barco, qué pescador la perdió en la eternidad azul?... Preocupada por no saber cómo ayudar, tras mucho pensarlo, solo escribió “Perdón”. Y la devolvió al mar. 

Ese mismo día la playa se mostró reposada, extrañamente en paz. No es lo que el mar esperaba, pero al menos se sintió comprendido y sufrió menos por el plástico que lo contamina.

Imagen © Fuente

14 comentarios:

  1. Tienes muchjssima zazon, pero temo que sea demasiado tarde para ayudar al mar....

    ResponderEliminar
  2. Bonito texto. Nos estamos cargando el planeta con tanta bolsa y botella de plástico. El mar pide ayuda a su manera.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Una bonita historia con dos mensajes...

    El primero el poético, la arena, la mujer, la botella..., la carta. ¿Quién no hubiese querido encontrar un mensaje embotellado?

    Y el segundo la realidad del efecto del plástico en el mar. Un serio problema, sin duda. Uno más de los que la humanidad suele ir servida...

    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
  4. Qué bueno!!!
    Lo podrías presentar a algún concurso.
    Es genial!!!
    Aplauso.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡¡¡ Buenísimo Julio D. te quedó de 10. El mar ya no soporta mas el abuso que hacemos de él y debemos de pedirle perdón tal y como hizo tu protagonista.
    Creo que deberían poner tu texto en una pancarta gigante para que todos pudieran verlo.
    Genial, Julio genial.
    Besos y aplausos
    Puri

    ResponderEliminar
  6. A mí también me ha encantado. No se puede decir más y mejor con menos palabras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno, Julio, en pocas frases resumiste el dolor del mar cada vez más contaminado. Pedir perdón ya no es suficiente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Lo triste es que el planeta sí nos lleva pidiendo socorro durante mucho tiempo pero se ve que, o no lo oímos, o no le entendemos. Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. Hola Julio, es magnifico tu texto y con toda la razón del mundo, el ser humano no tiene consciencia del daño que estamos haciendo a Gaia, si algún día nos damos cuenta sera ya demasiado tarde, me encanto tu texto.
    Si no te molesta te sigo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que no me molesta. Es más, tienes mi permiso y mi bendición.

      Un abrazo psicológico, Piruja.

      Eliminar
  10. Un texto tremendamente emotivo. Si todo el planeta pudiera enviarnos mensajes de ayuda, no sé si sería suficiente pedirle perdón. Pedir el perdón a quien estás matando, sin posibilidad de ayudarle, no solo resulta frustrante sino doliente. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado, Julio. Sin duda el planeta ya nos está enviando mensajes de ayuda, pero nosotros, lejos de pedirle perdón, seguimos arrojando botellas al mar. A ver quién nos rescata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar