El Gran Atractor


HAY MÁS GENTE buena que mala. Aunque cueste creerlo. Por ejemplo cuando te toque desaparecer (todos fantaseamos con eso) ellos antes te avisarán. No sé dónde ni cuándo: únicamente los de “El Gran Atractor” saben cómo. Su factor sorpresa es decisivo: vas a comprar, vienes de una fiesta, saliste a fumar bajo las estrellas, da lo mismo, ahí te encuentran. Calma. No te van a obligar. Solo te ofrecerán una vida nueva. La que siempre quisiste. Y, de aceptar, te llevarán para no volver. Quedarás como egoísta pero serás feliz. Duele, pero a veces ambas cosas van de la mano.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. ¿Y si nunca me toca desaparecer?

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, sigues con tu vida.

      Sin embargo si está en tu destino desaparecer, espero que sea porque te hayan salido al paso los de el gran atractor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. El gran Atracón de muertos, eso sí...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A veces más de uno se pasa la vida esperándolos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo también creo que hay más gente buena que mala. Parece que hubiera más gente mala pero es porque llaman más la atención. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Claro que hay más gente buena que mala, a mí no me cuesta creerlo, porque sé que es así.

    Eres increíble con tus micros, te admiro.

    Un besazo.-

    ResponderEliminar
  6. No parece un mal plan en determinadas épocas de la vida, desaparecer sin más y ser feliz. Ojalá vengan a por mí los del gran Atractor, pero que sea rondando los ochenta, para no dejarme nada pendiente aquí :))

    Un micro muy imaginativo, tocayo, y hablas con tanta convicción...

    ¡Un abrazo de lunes!

    ResponderEliminar
  7. Si no me obligan, creo que me quedaré con esta vida, no es que sea la que he soñado, pero al menos ya se de qué va. Y como vengo de serie con el escepticismo implantado, no me acabaría de creer que lo que me ofrecen es una vida feliz ...

    Y, además, que tiene de bueno ser feliz siempre, lo que nos hace disfrutar de los ratos buenos es que sabemos que son efímeros y raros.

    Un relato como siempre muy ingenioso.

    En lo que sí estoy de acuerdo es en que el egoismo y la felicidad muchas veces se dan la mano. La generosidad también trae la felicidad pero más a los que la reciben.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  8. Pues yo agradeceré a los del Gran Atractor que me encuentren cuanto más tarde mejor. Qué miedito y que yuyu...
    Me encantan tus micros, Julio David
    Un besote

    ResponderEliminar
  9. La vida y la muerte son un juego... Se quien gana siempre... Si, lo se...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Si ofrecen una nueva vida los acompañaré con gusto y no me sentiré para nada egoísta.
    Muy buen micro, Julio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Cuando nos toque nos ha tocado, pero si puede ser cuando vivir nos resulte penoso. Antes no.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. El final del micro es una gran reflexión. El individualismo está mal visto, tiene mala fama. Siempre se reconoce como un valor la ayuda al prójimo, la renuncia a uno mismo por el bien de los demás, etc... Pero, pregunto, ¿acaso no es un derecho que cada uno pueda desarrollarse como persona? Con sus ambiciones, sus sueños, sus metas. Para dar felicidad uno debe ser feliz, y para serlo tiene que sentirse realizado. Creo que el final del micro inicia un excelente debate. Un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  13. Desaparecer es mejor que ser invisible... creo.


    Un saludo Julio

    ResponderEliminar
  14. Me da a mi que en esto poco se puede elegir, es cuando ellos deciden.
    Sí creo que hay más gente buena que mala pero los malos parece que dan mucha guerra y molestan mucho y se habla de ellos, injusto para los buenos.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Dicen que más vale loco conocido que cuerdo por conocer. Esta vida, buena o mala, sé cómo es, la otra no, jeje.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  16. El gran atractor es implacable, cuando se empeña en venir no hay quien le diga lo contrario, viene y te lleva sin pedir permiso.
    Pienso que hay mas gente buena que mala, aunque esta última hace mucho ruido para hacerse notar y claro los buenos se callan porque son eso buenos.
    Me gusta tu forma de escribir, breve y concisa.
    Un abrazo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  17. Ojalá fuera tan fácil la muerte. Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

La carta

Pasó en otoño

Amar al pleamar

Te quiero (2)

Soñar y seguir soñando

Te quiero

La venganza de la marginada

Carta desde el futuro: cambio climático (5)

ARCANO MAYOR: El mundo

La mujer tonta