miércoles, 25 de abril de 2018

El caso del Padre Alberto


AL FINAL el Padre Alberto pidió traslado. A pesar de su juventud, tenía un alma vieja: creía en los valores cristianos como único modelo para transformar, por millonésima vez, el mundo. Por lo mismo era fácil ponerlo en jaque. De hecho le bastó el primer caso que atendió en el confesionario (una tarde de reemplazo), para cuestionarse colgar el hábito.

“Padre, mi marido resultó ser gay. Si mi hijo naciera homosexual ¿no sería mejor abortarlo antes para evitar su condena en el infierno?”.

No supo bien qué decir. Se comprometió a responderle al domingo siguiente, pero ese domingo se fue.

Imagen © Fuente

27 comentarios:

  1. Con lo fácil que era decirle. Disfruta de tu hijo y no pienses en tonterías.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Preguntas como esta pueden ser el revulsivo perfecto para que algunos sacerdotes se replanteen su futuro dentro de la Iglesia. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Menuda pregunta para el Padre Alberto. Me hubiera gustado oir su respuesta.

    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  4. Hola David , muy buena pregunta , si no le contesto en ese mismo momento , es que se estaba sopesando colgar los hábitos , muy buena tu entrada , besos de flor.

    ResponderEliminar
  5. Lo mejor que puede hacer es salir corriendo y practicar la ayuda y la contención al prójimo fuera de un lugar tan rígido como la iglesia.
    Un abrazo grande, Julio.

    ResponderEliminar
  6. Como eran los hijos del padre Alberto ?

    ResponderEliminar
  7. Eso sí que es ponerlo en un brete al hombre... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Vaya bruta la mujer y qué necio el cura... si no sabía responder a eso, es que tenía muy poco corazón debajo de la sotana y nada de seso en su cabecita.
    Un micro sin desperdicio, enhorabuena, Julio D.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Qué buenas siguen siendo tus pequeñas joyas Julio. Y espero sepas que no exagero. Cuánto das para pensar con tan pocas líneas. Siendo un hombre coherente tu personaje ha hecho lo mejor que podía.
    Abrazos buen amigo.

    ResponderEliminar
  10. La ley de Dios no es la misma que la de los hombres. pero es que los hombres interpretan como quieren esa ley que ante todo radica en el respeto, la lógica y la aceptación de los principios fundamentales. Nos encorsetamos y perdemos de vista lo fundamental.
    Maravilloso mensaje de coherencia en este caso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Desde luego una pregunta a la altura de semejante reflexión. Ese es el problema de la intolerancia, que cuando se pone lógica demuestra su sinsentido. Brillante micro, Julio David. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Un buen micro David, esa pregunta sobraba. El cura no se atrevió a contestar.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Mejor dejarlo si tiene que tomarse una semana para responder a eso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Buenísimo!!!
    Y sí, mejor que cuelgue los hábitos...

    ResponderEliminar
  15. Puedo imaginar el cerebro del padre Alberto haciendo sinapsis a toda velocidad para encontrar una respuesta, ¡pobre!. Me da pena que haya colgado los hábitos, porque la respuesta está tan clara...

    ¡¡Buen micro, tocayo, incisivo hasta el límite!!

    Un abrazo y feliz comienzo de finde.

    ResponderEliminar
  16. Buf no fue capaz de responderlo.

    Un placer leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. El pobre padre Alberto tenía un conflicto entre la caridad cristiana y los consignas de su rígida y anticuada cúpula religiosa. Hizo bien saliendo de allí, porque seguro que una mujer que hace esa pregunta no vale el esfuerzo de una "batalla".

    Una breve e incisiva crónica que nos cuenta más de lo que dice. Genial.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  18. jajajaja. Es que hay preguntas que ni Dios sabe responder. Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. "La fe no nos dará todas las respuestas", o algo similar.

    En fin.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  20. Siempre he sospechado que los curas, en sus estudios, tendrian que estudiar algo de Psicologia... Y no tanta Teologia...

    ResponderEliminar
  21. Hola Julio David.

    Antes de nada valorar tu habilidad para hacer fortuna, no teniendo que dilapidarla euro a euro, al no tener que pagar peaje por los errores de equivocar un nombre jajjajajajaja…

    Respecto al tema que tratas hoy… Hay ocasiones en que hecho de menos tu presencia en el ruedo, tus respuestas a lo que planteas, que como Miuras (toros de lidia) dejas para que otros toreemos… jajjajajajaja…

    Vayamos al grano. Lo de juventud y alma vieja es muy cierto. Así es la vida según la enfrentamos. Venimos “disfrazados” de la función que vamos a intentar desarrollar pero no podemos obviar lo que realmente somos!

    Si realmente hubiese creído en los valores cristianos, los reales, los que enseñó aquél, y no en el teatrillo religioso en que se ha convertido la iglesia y sus valores, ¡no se hubiese hecho sacerdote! ¡Pues ahí nada tiene que hacer!

    Y al hilo del teatrillo montado en el confesionario…, solo cabe señalar que la mujer, su marido, su hijo, el padre Alberto, los conceptos, las dudas y las “verdades” son todo lo mismo.

    ¡La expresión de ESO manifestándose a sí mismo! ¡O sea Tú!

    Fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  22. También repaso pero se ve que tarde...

    ResponderEliminar
  23. Para mucha gente mayor, "chapada a la antigua", ha sido muy difícil cambiar su mente y reconducirla hacia los valores actuales. Entiendo las luchas interiores de muchas conciencias, quizá es mejor huir que dar un consejo erróneo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  24. Con lo fácil que es centrarse en lo que importa, en el amor y el respeto por los otros sobre todo nuestros hijos con independencia de cómo y a quién decidan amar.
    Excelente ese lanzar preguntas y el ex curita escabullirse jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Que buen relato!!!!!!!!! Ha descolocado al cura y con razón!
    Sos único!

    ResponderEliminar