El estuche


POR SEGUNDA vez me robaron el estuche. Es bonito, es de marca. Le advertí a mi papá que me lo iban a terminar robando. Y así fue. Y sé quién fue: fue uno de mis compañeros haitianos. Me llegaron rumores. Y con fundamentos.
No, no puedo.
Es que si lo culpo, voy a quedar como un prejuicioso. Sobre todo ante los ojos de ella. Así que mejor lo esperaré a la salida del colegio, lo llevaré a un descampado, y lo cagaré a palos. Le voy a enseñar a este negro de mierda a no abusar de mi buen corazón.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Si es que no se puede ser tan bueno en esta vida. Ni tan tolerante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues menos mal que no tenía prejuicios! ¿O era solo que no quería dar a entender que los tenía delante de los demás? Mal, muy mal por el prota :(

    Buen micro, tocayo, como siempre vas al grano de cada tema con muy pocas palabras.

    ¡Saluditos de lunes!

    ResponderEliminar
  3. No se puede tomar la justicia cada uno por su cuenta. Lo mejor es denunciarlo.

    Besos y dulces sueños.

    ResponderEliminar
  4. De una forma u otra acabará aprendiendo, sin dudas.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  5. "Pays de merde": Donald Trump

    ResponderEliminar
  6. Ese prejuicioso aplica la máxima de menos hablar y más actuar. Desde luego...

    ResponderEliminar
  7. Jolines, qué problemas trae eso de tener a una niña enamorada. Mejor esperar y robarle el estuche al idiota del negrito ladrón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. JA JA JA JA pero qué bueno Julio. Raro eso ¿verdad? Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Se aprovechan de su "nobleza". A mí en preescolar me pasó algo también con un estuche. Una niña robó un estuche y me lo regaló a mí. Yo, que era así de pava, no sabía que era robado y terminé siendo la acusada del robo. Menos mal que se aclaró el entuerto. Hay gente que es mala desde pequeñita. Besotes!!

    ResponderEliminar
  10. Este es de esos que una cosa es lo que dicen y otra lo que hacen.
    Buen micro que hace reflexionar sobre tanto hipócrita.

    ResponderEliminar
  11. Ni la imagen ni las palabras le dejan a uno indiferente...

    ResponderEliminar
  12. Pues me parece fatal el comportamiento de tu protagonista. Que lo dé por regalado y se compre otro, le costará menos que lo que piensa hacer.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  13. El colegio tiene sus propios códigos y a ese muchacho parece que prefiere que le recuerden por matón, que no por racista. Los prejuicios tienen eso, que uno nunca los tiene, je, je, je... Punzante micro, Julio David. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  14. Y así es como los niños comienzan a tener actitudes que después de adultos son imposibles de "desenquistar".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Esa es la tragedia humana.
    Desde hace miles de años.

    ResponderEliminar
  16. Se empieza así y luego el siguiente paso a saber como es. En los colegios se engendran muchos odios, es algo que la sociedad debería analizar detenidamente,.
    Un micro cargado de mensaje.
    Un saludo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  17. Seguro que el protagonista de tu relato es de los que dice " no, si yo no soy racista ni clasista", porque los que no lo somos de verdad no tenemos prejuicios en desvelar a un ladrón si estamos seguros que lo fue, aunque pertenezca a una "minoría"

    Tu ironía tienen varias lecturas, y también, como no, varias interpretaciones. Privilegios de un buen comunicador.

    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

La carta

Pasó en otoño

Amar al pleamar

Te quiero (2)

Soñar y seguir soñando

Te quiero

La venganza de la marginada

Carta desde el futuro: cambio climático (5)

ARCANO MAYOR: El mundo

La mujer tonta