Fin de fiesta


DE UN TIEMPO a esta parte (perdí la cuenta), a unos vecinos les ha dado por enfiestarse cada día. No respetan ni los domingos, con esto creo resumirlo todo. Eso, hasta que hubo, minutos atrás, una balacera. No sé si los mataron o se mataron entre ellos. Tendrá que resolverlo carabineros, la policía de investigaciones, los fiscales, los cotilleos.

Yo llamaría a una ambulancia, ¡pero estoy tan a gusto ahora! Siento que en el mundo no vuela ni una mosca. Tranquilo, ha pasado un buen rato, de seguro otro ya lo hizo. Y si no, no lo culpo.

Buenas noches.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Hay vecinos molestones e insoportables, además de maleducados, pero es lo que tiene vivir en comunidad, que no queda más remedio que aguantarles, a no ser que pase algo excepcional como este caso.

    Un placer leerte.

    Besos y más besos.

    ResponderEliminar
  2. Que descanses tranquilo !

    ResponderEliminar
  3. Que pesados los vecinos a veces eh
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Que descansen en paz para que tú puedas hacer lo mismo, pero vivito y coleando.

    ResponderEliminar
  5. Nadie ha llamado... Todos estais gozando la paz del silencio.

    Buen domingo,
    podi-.

    ResponderEliminar
  6. La paz y tranqulidad es lo primero y cuesta mucho conseguirlas, así que, cuando al fin llegan, no hay nada ni nadie que pueda interrumpirla.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Es que tener que escuchar después la sirena de la ambulancia es muy molesto. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Pobrecillos, no supieron respetar tu descanso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Qué fastidio los vecinos molestos. Solidaridad total con tu prota :P

    ¡Un saludo silencioso, tocayo!

    ResponderEliminar
  10. Hay gente que deberia seguir viviendo en las selvas... Y no en las ciudades...

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente los vecinos molestos son muy molestos.
    Y es que el silencio es un bien muy preciado.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Así hay algunos vecinos...o muchos, no sé.

    Besos...salados! ;)

    ResponderEliminar
  13. Un reflejo del egoísmo que mueve nuestra sociedad, incluso cuando de ayudar a un vecino se trata.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Eso de molestar tanto, bien merece luego un silencio reparador, para ellos y para ti

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Como el silencio es un bien muy preciado, no hay que interrumpirlo
    con llamados telefónicos... ni al 911...
    Abrazos, Julio y buena semana.

    ResponderEliminar
  16. Ayyyy, cómo son algunos vecinos, ¡a mí me lo vas a contar!
    Muy bueno tu relato, Julio D.

    ResponderEliminar
  17. Morir tenían que morir algún día... total, es igual que mueran antes y así tú descansas.

    Hala, ahora que hagan fiestas en el más allá...

    ResponderEliminar
  18. Me acabas de dar una idea para unos vecinos que tengo demasiado amantes del ruido, je, je, je... Muy buen micro que incide en cómo simples molestias en el peor momento pueden desembocar en tragedia. Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La maleza

Las posturas

El guapo

Oymyakón

1890

Constelaciones

Me gusta

La oveja negra

Dulce o travesura