Amor a primera vista


SE BAJAN parte de los últimos pasajeros. El metro está por aproximarse a su paradero final. Es tarde. Es día de semana. Es agotador. Pero es primavera. Por los altavoces continúan reproduciéndose los nombres que anuncian las estaciones. Esto no desconcentra a los dos únicos ocupantes que, frente a frente, en sus asientos, se miran y no. Llevan varios minutos sonriéndose, imaginándose enamorados. Cuando el metro se detiene y abre, por última vez, las puertas, ninguno se levanta: él, en su cabeza, espera una respuesta a su invitación de vivir juntos. Ella no sabe si perdonarle sus escenas de celo.

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. ¿Premonición, una experiencia previa indeseable o simplemente prejuicio? Yo hubiera preferido hacer volar la imaginación hacia un hogar feliz.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Durante el viaje se hicieron toda la película. Él es romántico, ella parece que no ha tenido buenas experiencias previas. Mejor que cada uno siga su camino.
    Muy buen micro.
    Un gran abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  3. Toute une vie imaginée d'un seul coup d'oeil !

    ResponderEliminar
  4. Jajaja!!! Buenísimo!

    ResponderEliminar
  5. Ufffff. Yo si fuera ella me lo pensaría. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. El metro es un festival de enamoramientos decapitados.
    Suelen durar unas paradas... y luego desaparecen.
    Este parece que puede tener mejor futuro.

    ResponderEliminar
  7. El metro no suele dar escapatoria. Estás ahí encerrado, sin distracciones que puedan servirte de coartada... Y genera silencios, silencios que gritan. Desde luego hay viajes que se hacen eternos. Estupendo micro, Julio David. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Estos van a terminar viviendo sus amores y sus dudas en cocheras.

    ResponderEliminar
  9. No queda mucho por vivir, la fantasía aquí es quien manda, :)
    Las experiencias pasadas dejan terribles huellas. Si finalmente pasan a la acción, deseo un mejor futuro para ambos.
    Muy bueno, Julio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Gran imaginación y puede que gran necesidad la de tus protas, tocayo. Quizás es que ya venían de vuelta de muchas relaciones y eran capaces de ver mucho más allá... No sé si es una ventaja que te ahorra sinsabores o un lastre que te impide disfrutar. En cualquier caso, ¡estupendo micro!

    Saluditos de miércoles :)

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno. Ambos desafiando al futuro

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Y podrían quedarse así una eternidad, jajaja. Pensé que el final iría por otro lado.
    Abrazos Julio.

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja, ja, las señales son catastróficas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. El amor es difícil incluso cuando dura lo que tarda el metro en llegar a la próxima parada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

La carta

Pasó en otoño

Amar al pleamar

Te quiero (2)

Soñar y seguir soñando

Te quiero

La venganza de la marginada

Carta desde el futuro: cambio climático (5)

La mujer tonta

ARCANO MAYOR: El mundo