1917


COMO todos los domingos, nuestra diversión es tirarle piedras al tren. Nos escondemos en una fábrica abandonada y apenas escuchamos el silbido, salimos para reventar sus ventanales. Miguel grita groserías cuando hace esto. Puede que así descargue su rabia, porque su papá en la casa vive tomando y golpeándolo. Es mi único amigo, y aunque me da miedo, no tengo a nadie más con quien pasar el rato. Ni siquiera con mi abuelo, menos ahora que está sin trabajo, porque duerme más que antes y llora mucho. 

Hoy amarramos un perro a las vías.

Estamos aburridos, ¿qué más podemos hacer?

Imagen © Fuente

Comentarios

  1. Cuánto dicho en tan pocas líneas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El ocio es el padre del vicio y de los malos pensamientos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El aburrimiento mal encauzado, en vez de ser creativos en positivo lo son en negativo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. En quelques lignes tout un roman social !

    ResponderEliminar
  5. ufff
    realidad de muchos barrios...
    saludos

    ResponderEliminar
  6. El aburrimiento puede llegar a ser capaz de lograr cosas aterradoras... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Qué triste lo que has contado aquí, me ha llegado muy hondo, no se si es porque hoy tengo el día emotivo o porque tu texto es desgarrador, así me llegan hoy tus letras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Qué ruindad la de estos muchachos...Las circunstancias forjan a las personas, en algunos casos como éste, desgraciadamente.
    Un saludo, Julio D.

    ResponderEliminar
  9. Joder.
    Brutal.
    Me has recordado a Miguel Delibes.
    Buenísimo eh...

    ResponderEliminar
  10. El hastío, el vacío, la soledad, la miseria pueden pervertir el alma del ser más puro. Escalofriante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ufff... ¡qué duro!
    Muy cruel, pero si querías impactarnos lo has conseguido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola, Julio.
    Coincido en que es un relato tan crudo como real. El aburrimiento puede llevarnos a cometer atrocidades, especialmente durante la infancia.
    Un saludo,
    Sofía.

    ResponderEliminar
  13. Tremendo retrato, en tan pocas líneas, de una realidad brutal y que sigue vigente.
    Muy bueno, Julio.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Un relato que dice mucho como están esos niños y que circunstancias le lleva a tirar piedras. Tremendo, un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Un micro brutal, Julio David. Cuenta muchísimo más de lo que muestra pero además lo que muestra transmite la violencia, la rabia que se va acumulando en esos niños. Un in crescendo que quién sabe hasta dónde podrá llegar. Magnífico.

    ResponderEliminar
  16. Pintaste en tan pocas líneas una realidad brutal. Por algún lado debe salir la frustración y amargura, sea lanzando piedras o llorando o tomando y golpeando al que se puede. Y la soledad, esa nos da a cualquier amigo.
    Grandioso Julio

    ResponderEliminar
  17. Lo triste es que es real y actual.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Ay, que tiempos aquellos en que los niños tambien vivian en blanco y negro...

    Espeluznante, amigo

    ResponderEliminar
  19. Un relato creativo, Julio. Entretenido!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Hola, Julio, quiero hablar con vos. ¿Me escribís?
    freddykingfiles@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

La prisionera

Burka

El rey del drama

Cucarachas

El juez New Age

El mejor amigo

Aquí estoy, hija

Mientras tanto

Miércoles