ARCANO MAYOR: El mundo


EL UNIVERSO tiene 14 mil millones de años. Y continúa expandiéndose más rápido que la velocidad de la luz en todas direcciones, por la energía oscura. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene 13,21 mil millones de años. La estrella más antigua contenida en ella, 13,2 mil millones de años. El sol, tiene 5 mil millones de años. La Tierra, 4500 millones de años. Los dinosaurios reinaron este mundo 160 millones de años antes de extinguirse. El árbol más viejo, 9550 años. Comparado con estas cifras colosales, yo soy joven: no me trates de “usted” ni de "señor". ¡¿Entendiste, mocoso insolente?! 

Comentarios

  1. Efecticamente, deberían ser curas de humildad para nuestra prepotencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un beso para ti, jovencito !

    ResponderEliminar
  3. Como quien dice, acabamos de nacer. Y al morir continuamos siendo niños. Quizá es que la vida es demasiado corta para aprender.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Como decimos por estos lados: no somos nada...
    Un abrazo y sé más respetuoso con los mayores, Julio (jeje).

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que cuando pienso esas cosas me siento de lo más insignificante. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Estás hecho un crío. Un saludo

    ResponderEliminar
  7. A esas escalas de tiempo, nuestras vidas no son más que una mota del polvo... Tan importantes que nos creemos y lo poco que contamos.

    Un micro curioso, tocayo. Folosofía de vida extraída de los números :)

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Lo entendí. Señor!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Ay sí, bien por lo que dices, Julio D. No hay nada que odie más que ese "Usted", ¡si somos unos chiquillos, comparado con esos millones de años!
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Intento entenderlo, jovencito.

    Un beso .

    ResponderEliminar
  11. No somos nada... Eso esta cada vez mas claro...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. No se me había ocurrido utilizar esta "unidad de medida" para relativizar ese hacerme mayor sin delicadeza, pero es genial.

    Además de añadir que todos los crujidos que siento cuando me levanto de la cama no se debe a que este viejita sino a que estoy crujiente.

    Y el que no se conforma es porque no se ha parado a pensar lo poco que somos comparados con la inmensidad del Universo.

    Ese giro final estuvo regio.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  13. Y nos hablan del fin del mundo. Ni de lejos lo vamos a ver. Y es verdad, ya ni los viejos se consideran viejos. Y hay que admitirlo, hay personas de ochenta años que están realmente increíbles. Aunque el no tutear es más por respeto que por edad, ¿no?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Entendí entendí! :))) No en vano soy ese “mocoso e insolente joven”…

    Las cifras que das son cósmicas! :))) No se yo si la mente humana está preparada para tanta distancia, datos y tiempo…

    Claro que también pudiese suceder que no hubiese tales “distancias y tiempos”. Y todo se redujese a un simple presente que todo lo contiene. Y ahí sí también la mente humana se encontraría algo limitada… Por falta de “aceptación” más que de comprensión!

    Abrazos, Julio.

    ResponderEliminar
  15. Los datos producen vértigo pero lo que no cambia es que para un jovenzuelo, "educado" como es el de tu micro, todos los que no sean de su edad ya son viejos y por tanto señores jajaja

    ResponderEliminar
  16. El respeto no sabe de tiempo. La educación es un valor eterno.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto