Aquí estoy, hija

Fuente
MI EX-MARIDO echó a Jennifer poco después de conocer su embarazo. Yo no supe cómo defenderla: todavía era muy miedosa. Por suerte el hombre me hizo el favor de morirse al año siguiente de esta tragedia familiar, obligándome a sacar fuerzas de flaqueza para sostenerme sola. Ha sido terrible: me cambié de casa, rompí amistades, enfrenté prejuicios. Pero no me rindo. Aunque me digan loca, voy a seguir amarrando las muñequitas de Jennifer a la valla que rodea mi casa, en caso que me busque y se entere que vivo por esta zona sin saber exactamente dónde. 

Aquí estoy, hija.

Comentarios

  1. Menos da una piedra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. No hay que rendirse nunca.

    Por cierto, qué bonito encuentro hoy tu blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Dudo mucho que la chica la busque. Pero de esperanzas se vive, dicen.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Duro microrelato, lo peor es que siguen sucediendo esas cosas. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Relato impresionante, desgarrador. Me temo que fue demasiado tarde para enmendar lo hecho. No saber enfrentarse a los miedos trae malas consecuencias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Un relato donde deja una señal a su hija. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Además de miedosa es una madre bastante cómoda, espera que la hija la encuentre en vez de salir ella a buscarla.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  8. Creo que hay un momento para que sucedan las cosas y otro para hacer que las cosas sucedan. Si la madre se agarra a esta última posibilidad.....
    Pero no creo que se encuentren.
    ¿¡Has cambiado el formato del blog!? ;.)
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Un ex marido violento que se muere... Pero de verdad, no he entendido nada más. Que alguien me explique la historia por favor, que no cojo onda.

    ResponderEliminar
  10. Un relato donde el no saber como enfrentarse al futuro sola es duro en si mismo, mal lo tiene esa hija si no encuentra alguien que le ayude de alguna forma.
    Por cierto de felicito por el nuevo formato del blog. es muy claro y diáfano.
    Saludos Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  11. Jo, es duro.
    Menos mal que el ogro se murió.

    ResponderEliminar
  12. Me ha puesto mal cuerpo, el muy maldito. Mira que echar a una hija...

    ResponderEliminar
  13. El karma es el karma, no me extraña que el desalmado muriera al año siguiente (y tampoco me apena, la verdad). ¡Bravo por esa madre que no se rinde! :)

    Un micro triste, tocayo, mismamente como la vida a veces.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Algún día volverá... Seguro...

    ResponderEliminar
  15. Lo triste es que sigue pasando.

    ResponderEliminar
  16. Merecido tendrá que se quede esperando la llegada de alguien que no supo defender.


    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario