ARCANO MAYOR: La torre


NO TENGO nada escrito por ella, a puño y letra, salvo la última lista de compras para el supermercado. Como testimonio de su paso por mi vida, este único e inestimable manuscrito. Beso el papel cada vez que la echo de menos, y lo vuelvo a guardar, cuidadosamente, entre mis libros. 

Nunca me dedicó una carta y jamás se lo reproché. No era muy romántica ni dada a las cursilerías. Yo tampoco, y sin embargo lloro cuando leo “tampones, crema antimicótica, champú para cabello graso”... En estas palabras veo el más apasionado de los poemas. No me queda de otra. 

Comentarios

  1. Pobrecito...sabes que hay mujeres guapas ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos muchos los guapos. Y entre más bebemos, más guapos nos ponemos jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Pobre hombre se agarra a la lista del super. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Quizá si busca con una luz ultravioleta encuentre restos de piel reseca y pelos viejos de ella.

    Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Ay qué gracia me has hecho. Es terrible eso de encontrar poesía hasta en una lista de compra, pero oye, no deja de ser de su puño y letra y uno se agarra fuerte a lo que tiene, lo entiendo Julio D.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Jajajjaa
    Un poema, desede luego. El que no se conforma es porque no quiere :)

    ResponderEliminar
  6. Cuando se ama cualquier cosa resulta romántica.
    Buen ejemplo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No sé si reír o llorar. Supongo que es lo propio de las tragicomedias. Aunque pensándolo bien, es mejor tener algo escrito de su puño y letra aunque sea la lista de la compra. El romanticismo lo pone cada uno a su manera.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Eso es la vida y quizá esa lista nos emocione más que un rebuscado poema de amor. Yo también me dejo listas perdidas en los bolsillos. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  9. Nada más dulce que la tableta de chocolate escrita en la lista de la compra.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Es testimonio de una vida compartida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Cualquier cosa vale siempre que tenga su huella y si es la lista de la compra mejor por lo menos conoce sus necesidades más básicas, eso le ayudará a conocerla mejor a pesar de que ya no esté con él.
    Besos Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar
  12. Para eso son los clavos ardientes, para agarrares de ellos así te quemes.


    Beso

    ResponderEliminar
  13. ¿Quién decide lo que nos consuela cuando no tenemos mucho dónde elegir?

    Él ya dice que no fue romántico. Ahora lo es, porque en esa lista de cosas cotidianas es capaz de encontrar la esencia de la mujer que no queda claro si amó, pero añora.

    Es un estupendo relato trágico que alcanza su punto de comedia cuando llega a esa lista de la compra.

    Me ha gustado mucho, Julio, y me parece muy original.

    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto