ARCANO MAYOR: El sumo sacerdote

El sumo sacerdote
EN LOS ÚLTIMOS años de vida, el cerebro se desprograma, se vuelve loco, en su deseo por querer seguir viviendo. Entonces surgen trastornos como el alzhéimer, donde viejos como yo se desorientan: creemos seguir en contacto con familiares o amigos o amores que se pierden en el tiempo o mueren.

No te preocupes si más rato te comento que abracé a tu abuela, o te hablo de ángeles y monstruos. Tú me ves como un enfermo, pero yo me veo bendecido. 

Incluso ahora mismo vivo un milagro: la visita de mi nieto. No me importa saber si te estoy imaginando.

Comentarios

  1. Hola David , la verdad es que llegar a viejo y tener esa enfermedad , es muy triste , para los hijos , amigos y conocidos del que la padece , yo creo que en un momento que tenga un poco de lucidez , sabra lo mucho que esta perdiendo sin poder hacer nada , en fin yo creo que es una de las peores enfermedades que puede sufrir el ser humano , te deseo un feliz fin de semana , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  2. Cuando la realidad supera la capacidad de sufrimiento es mejor moldearla a nuestras ilusiones.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es mejor vivir esa realidad hasta final. Muy lindo mensaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Vivir o imaginar la vida importa solo el placer.

    ResponderEliminar
  5. La vida es sueño y los sueños, sueños son. Saludos

    ResponderEliminar
  6. "Tú me ves como un enfermo, pero yo me veo bendecido."

    Más allá del buen hacer del microrelato me quedo con esta enseñanza.

    Abrazos, Julio.

    ResponderEliminar
  7. Triste enfermedad que lo roba todo incluso los recuerdos, supongo que ese fabular es mejor que ver la triste realidad de una enfermedad muy dura.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Si sólo fuera imaginar...


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Lo más probable es que no tenga nietos...

    ResponderEliminar
  10. Las enfermedades de la mente en las que se te borra el pasado y no sabes reconocer el presente, son muy duras para los que las padecen y los que les acompañan.

    ResponderEliminar
  11. Un relato excelente con mucha sensibilidad y un poco de ironía que alivia la parte más dolorosa con un soplo de aire fresco.

    Ellos no sufren, los familiares sí, vuelven a ser jóvenes y sólo recuerdan lo mejor, aunque también pueden tener pesadillas.

    Lo tremendo es el "camino" hasta que llegan a ese estado "bendecido"

    Me ha encantado, de verdad.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  12. Joder, muy crudo. Y muy bueno. Espero que quienes padecen esta horrible enfermedad tengan esa perspectiva, como mi abuelo que tiene ratos malísimos :(

    ResponderEliminar
  13. Oh, qué pena. Tenga el nieto o no lo tenga, debe ser bien triste esperar su visita.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  14. Buf conozco esa enfermedad por gente cercana y es terrible no sólo para quien lo sufre sino para los que están cerca, es terrible.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario