ARCANO MAYOR: La muerte

La muerte
LA NIÑA insiste en despertarla.

-Mamá, está oscureciendo. Usted dijo que me iba a ayudar a buscarlo.
-¡Ay, niña, ya está, se fue, se fue! Lo ha hecho otras veces. ¿Qué te preocupa tanto ahora? Es un maldito egoísta. No vale la pena quererlo, ni creerle, ni nada. Desgraciado como es, desagradecido, que se vaya, que se muera. Aprendamos a vivir solas, sin él.

Dicho esto, la mujer se da media vuelta y solloza lo más bajo posible. La niña se acuesta a su lado y la abraza por la cintura.

-Mamita, le hablo del gato, no de mi papá.

Comentarios

  1. Hombres, gatos, todos sin verguenza !

    ResponderEliminar
  2. Ayyyy es que estos niños se dan cuenta de todo. Jejeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Inesperado final, se trataba del gato.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hay veces que vale más la pena buscar al gato. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Qué penita. Lo imperdonable es que abandone a su hija. Jamás lo entenderé.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No lo tengo claro de quién se trataba jajajaja. Un
    abrazo

    ResponderEliminar
  7. Muy bueno. Pero la mamá no parece sorprenderse. todos los cobardes y los egoístas huyen, gatos incluidos.
    Un saludo compañero.

    ResponderEliminar
  8. Me encantó que la niña extrañara al gato. Padres que se van, mejor olvidarlos.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  9. Ay la madre, no olvidó...

    Duele.

    ResponderEliminar
  10. Como alguien dijo: cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perro (cualquier otra mascota vale).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Que madre más despreocupada de las angustias de su hija. Terrible!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Ainssss qué ternura de niña y qué dureza de argumento. El abandono es difícil de superar, por más que una se empeñe en mostrar que no le importa...

    Máxima condensación de palabras para sacudirnos por dentro, tocayo. ¡Muy bueno!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Cuando un tema está latente y pendiente, todo lleva a pensar en él. Cómo iba a pensar la madre en el gato...
    Muy bueno,Julio D.
    Un beso

    ResponderEliminar
  14. La hija ya había cerrado el capítulo del abandono del padre, la madre no veía más allá de ese abandono.

    Una manera muy original de mostrar que no es lo que nos pasa lo que nos condiciona, sino cómo gestionamos lo que nos pasa.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  15. Dos aspectos tiene el tema de hoy. El primero lo resume Tesa acertadamente. El segundo, la muerte en sí (el gato lo obviamos). :)))

    La muerte. Eso que no sucede a todos alguna vez y que tiene la misma trascendencia que el nacer. Y una vez más Tesa da con la clave: “Una manera muy original de mostrar que no es lo que nos pasa lo que nos condiciona, sino cómo gestionamos lo que nos pasa.”

    Abrazos, Julio.

    ResponderEliminar
  16. ...nos sucede a todos...

    ResponderEliminar
  17. Ya se había dado cuenta —antes incluso que su madre— que el padre no merecía la pena. El dolor era por el gato, al que no se lo tenía en cuenta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. De alguna manera tiene que desahogarse, pobre mujer.
    Hermosa la nena.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario