martes, 7 de febrero de 2017

ARCANO MAYOR: El ermitaño

Caminaba distraído por la plaza del pueblo, cuando de pronto una mano tres veces más pequeña y todavía más joven y tersa que la suya, apretó con delicadeza sus dedos. "¿Usted es mi abuelito?", preguntó el niño. "No, no lo soy", respondió el hombre sonriendo. "¿Estás perdido?, ¿Te ayudo a buscarlo?".

Y tomados de la mano emprendieron un paseo.

Minutos después el niño señaló a una mujer sentada en un banco. “Esa es mi mamá”, le dijo el pequeño. Y se lo volvió a repetir. “Señor, lléveme con mi mamá”. Y otra vez. “¡Suélteme, me quiero ir con mi mamá!”. 

19 comentarios:

  1. Angustia brutal!!!

    Uffffffffffffffffffffffffff

    ResponderEliminar
  2. A fin de cuentas, el hombre se había impuesto la tarea de ayudar al niño a encontrar a su abuelo y eso es lo que se proponía hacer a toda costa. ¿O acaso tenía otra intención? ¿O el pobre hombre había perdido el norte? Esta vez me lo has puesto difícil, Julio David. Pero siempre es un placer leer tus micros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ainsss me dio miedo el micro.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Queda entero el mysterio...

    ResponderEliminar
  5. ¿Se lo quería llevar? Eso es lo que entiendo yo al leerlo. Un escalofrío me recorre la espalda con su lectura.
    Que miedo dan estas cosas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. uyyyyy, es terrible....pobre niño. No hables con extraños y no aceptes caramelos de nadie que no conozcas, es la primera lección.

    ResponderEliminar
  7. Hasta el último renglón no he pensado mal del pobre hombre, pero a partir de ahí mi mente ha visto pasar algunas imágenes terribles...
    Hay que educar a los niños en la desconfianza... ¿o no?

    ¡Buen micro, tocayo!

    ResponderEliminar
  8. A lo mejor es que se sentía solo, el pobre hombre. Prefiero pensar eso antes que pensar mal. Un besote!!

    ResponderEliminar
  9. Me ha pasado como a Julia.
    Buen micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que su mamá estaba muy tranquila para haber perdido a su hijo. El viejo se saldrá tristemente con la suya, presiento.
    Bueno el micro Julio.
    saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que no me gusta la sensación, que no sé si el abuelo es malo y perverso o el niño un demonio en miniatura...
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Con qué facilidad te pueden arruinar la vida. Sobrecogedora historia, Julio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Mi desconocimiento sobre las figuras del Tarot... me impide decir una sola palabra al respecto del texto!

    Abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  14. Me ha empezado a recorrer una angustia por el desarrollo que toma el cuento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Pienso igual que Francisco. No me imagino a la madre sentada en un banco tan tranquila si su hijo había desaparecido. Pero se pueden dar muchos interrogantes claro. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Da mucha angustia tener que sospechar de todo el mundo .
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Jodido hermitaño... Maldito sea...

    ResponderEliminar
  18. Pobre crío, para mí que no tiene muchas ganas de llevarle con su madre. O eso o el niño quiere hacer que le acusen de secuestro, ojo, que inocencias las justas.

    ResponderEliminar
  19. Un escalofrío ese grito del niño, el anciano no es todo lo bueno que parece.
    Saludos Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar