lunes, 30 de enero de 2017

ARCANO MAYOR: La templanza

“¡Claro que existen los fantasmas!”, le respondió el abuelo. “Y habitan en las casas, en las ropas, hasta en el corazón de las personas. Por ejemplo, cuando yo me muera, voy a pasar a ser tu fantasma”.

La niña, temerosa, se cobijó en los brazos de la mamá. La mujer la calmó asegurándole que no hiciera caso, que el abuelo, por su edad, ya tenía demencia.

¿Qué significa demencia?, preguntó la pequeña. Que habla disparates. “¿Cierto que sí, papá?”. “Muy cierto mi amor”. “¿Y cierto que no existen los fantasmas?”. “Por supuesto que no”, dijo el viejo, conteniendo la emoción.

18 comentarios:

  1. Fantasmas, un modo frío de hablar de almas

    ResponderEliminar
  2. Pobre cría, que empanada mental.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Esa nena los va aterminar viendo aunque no estén.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Vamos rodeados de fantasmas...

    ResponderEliminar
  5. Muy chiquita la prota para unas explicaciones que hasta a un adulto le darían miedo...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Ayyyy es que esas preguntas suelen hacérselas los niños. Ellos son los que los ven sin ayuda.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  7. cuando se les habla de fantasmas a los niños, tienen miedo, Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Un tema que a mi me da un poco de miedo....

    ResponderEliminar
  9. Entre el "claro que sí" y el "por supuesto que no" hay toda una historia.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  10. Hay más fantasmas de lo que pensamos. Un besote!!

    ResponderEliminar
  11. Porqué engañan a la niña?

    El mundo entero es una fantasmada.

    ResponderEliminar
  12. ¡Bien por Toro! Todos somos fantasmas de otros fantasmas.
    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  13. Si se lo hubieran contado de otro modo quizá no hubieran asustado a la niña. Incluso quizá hubiera deseado ver al fantasma de su abuelo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. A estas alturas de la vida ya no distingo a los fantasmas de los seres humanos.

    ResponderEliminar
  15. Jajaja
    Por supuesto que no existen, a ver si se va a sustar la niña. Y luego cuando el abuelo arrastre sus cadenas embutido en una sábana con dos agujeros para los ojos va a creer que se ha vuelto loca xD

    ResponderEliminar
  16. Hola Julio D.Los fantasmas no son malos, los hacemos malos nosotros, y la verdad no se porque. Esta niña debería ver al fantasma del abuelo como algo bueno para ella.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
  17. Prefiero los fantasmas a los zombies, son más estéticos y más sutiles.

    Un saludo,

    ResponderEliminar