ARCANO MAYOR: El loco


ERA la millonésima reunión del mes. Frente a la mesa, dos jefes analizaban los mismos gráficos, porcentajes y proyecciones de siempre, y proponían soluciones hipotéticas a problemas futuros en dominios diversos que ni siquiera concernían a los ahí congregados.

Y es en este clima agobiante y parsimonioso, que un oficinista se levantó de golpe de su silla y dijo: “Lo siento, pero la vida es muy corta: renuncio”. Luego salió a paso  firme de la sala y echó a correr por el pasillo.

A los pocos días volvió al trabajo implorando por una segunda oportunidad. Me corrijo: una tercera oportunidad.

Comentarios

  1. Pero lo guardan por su imaginacion !

    ResponderEliminar
  2. No hay dos sin tres. Y es que hay quien nunca aprende y vuelve a tropezar con la misma piedra.

    ResponderEliminar
  3. Muy grande :D ¿Sabes qué? Me están encantando estas entradas tuyas homenajeando al tarot, me parece una muy buena idea.

    Un poco loco sí que estaba, pero por volver por tercera vez a pedir el mismo trabajo ^^

    ResponderEliminar
  4. Espero algún día contagiarme de esa locura. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Volverá tantas veces como haga falta, hasta que acepte la misión encomendada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Seguro regresó con la cabeza gacha. Nadie en estos tiempos renuncia al empleo por nimiedades :P


    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. Yo renuncié.
    Hice bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Sin darse cuenta de que la oportunidad la estaba teniendo cuando se había marchado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre me arrepiento cuando renuncio a algo. Lo entiendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. No conozco el significado del tarot pero al hilo de tu historia, tras coger papel y lápiz, he calculado 48 reuniones por día laborable... Y no tengo claro, realmente, si la locura está en irse o en volver.

    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  11. Hay que valorar esas renuncias, lo que aportan, si son buenas adelante.
    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Uy, es muy raro que se presenten hasta 3 oportunidades en una misma cosa o aspecto. Desde luego, a la tercera va la vencida.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  13. Tan irreal, en estos tiempos, como la vida misma... Pero, claro, es sabido, son cosas de locos...

    ResponderEliminar
  14. Su locura consiste en la de no saber renunciar a su esclavitud de manera permanente.
    Esto es un mundo de locos, por desgracia.
    saludos

    ResponderEliminar
  15. Y volverá una y mil veces hasta que tenga claro lo que realmente quiere.
    Un saludo Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Siempre hay mas oportunidades.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Dicen que hay que estar loco para renunciar a un empleo en estos tiempos de crisis, pero...

    ...yo creo que sí se le puede llamar loco al protagonista de tu relato, pero por regresar dos veces.

    La locura hay que aprovecharla para enfrentarse a los molinos de viento.

    Prefiero la incertidumbre y un poco de aventura a renunciar a vivir con emoción por un poco de seguridad.

    Un beso,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

El juez New Age