Mi hija

ANTE la insistencia de mi hija, me asomé bajo su cama. Según ella había un monstruo; un payaso diabólico, feo-feo (como esos de los circos pobres donde fuimos el año pasado y salió de ahí llorando). Adentré mi cabeza lo que más pude. Estaba oscuro como un corazón despechado. Volví con una linterna y su luz me mostró un pozo, y al interior, mi tío, quien abusó de mí cuando pequeño.

Un psiquiatra me explicó que asomarse bajo la cama, es como asomarse al inconsciente, a un trauma que se reprime.

Hoy me asomé de nuevo. Vi a mi hija. 

Comentarios

  1. Un micro muy profundo en hechos y palabras, un abrazo David

    ResponderEliminar
  2. Ah jijos.
    Me dejas pensando cosas Julio.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Y yo que de niña siempre miraba debajo de mi cama pensando estaría alli el hombre del saco para llevarme... ahora de adulta ni se me ocurre mirar 😃.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo conocía a una que para asegurarse de que no estuviera debajo de la cama se lo subía arriba.

      Eliminar
    2. Jajjajaaj alaaaa pero Macondo jajajaja me sacaste sonrisas con lo has dicho.

      Eliminar
  4. Menudo relato, muy intenso en pocas palabras.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  5. Bastante estremecedor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Caramba, me has dejado helado. Yo creía que los viejos fantasmas y sus esqueletos se ocultaban en los armarios.
    Cada día me sorprendes un poco más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Ufff... qué estremecimiento Julio David.
    Tocas un tema atroz e inhumano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Si te soy sincera no sé si te he entendido bien, Julio D.
    Es tanta la intensidad con la que transmites...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Tus finales siempre son impactantes.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Como a Chelo, el final me deja desconcertado. O no lo entendí o está hecho para varias interpretaciones. Aun así, la historia estremece.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Mmmmmmmmmmmm...
    Este tipo de micros me gustan, son quizá este tipo los que definen lo que debe ser un micro. Esa punzada que te escuece debajo de la piel, sin saber localizar exactamente donde.

    ResponderEliminar
  12. Estremece, sí, pero siempre, en los sueños, la oscuridad de los pasados, los temores del futuro, hacen su puesta en escena.

    Por eso, miramos bajo la cama antes de soñar. Muy bien narrado. Me recordó a uno mío http://www.albada2.com/2014/10/bajo-la-cama.html

    Un cordial y ceñido saludo

    ResponderEliminar
  13. Asomarse de noche bajo la cama es algo que no debe aterrar, no hay nada nomás la imaginación. Es igual a dejar caer la mano cuando estás acostado, nadie vendrá a jalártela (la mano obvio). No hay nadie.


    Saludos


    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario