La cama es testigo

CADA vez que sacudo la sábana por las mañanas, saltan, desde ella, algunos de los personajes o elementos de mis sueños que han quedado adheridos a su tela. Un sinfín de cosas fantásticas han eyectado al latigazo preciso de la sábana en el aire, desvaneciéndose luego en motas multicolores.

Todo muy bonito, hasta que sales proyectada tú, lo que significa que he soñado contigo aunque no lo recuerde ni quiera. Qué rabia. Cuando eso pasa, agarro la sábana, la lavo y la seco al sol. El agua y las lágrimas se mezclan y escurren. Esa noche duermo en el sofá.

Comentarios

  1. Qué bueno Julio.
    Me encantó.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Qué mala prensa tiene el sofá para dormir por la noche (castigo para maridos y sacudidores de sábanas) y lo bien que se duerme en él la siesta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. me gusto mucho, como cruzas mundos imaginarios con la realidad, o no???

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Intentar tejer lo fantástico y lo cotidiano en una sola trama.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Los suenos, propriedad propria !

    ResponderEliminar
  5. Hace mucho, también escribí sobre los sueños que quedan demorados en los pliegues de las sábanas al rehacer la cama.
    Los sueños siempre dan material para la escritura. Me encantó el micro, Julio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Extraordinario.
    Tu creatividad e ingenio son deslumbrantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Ojalá solo se quedaran agarrados los buenos sueños! para poder agarrarlos y hacerlos realidad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Estas camas, que han sido testigos mudos de encuentros amorosos y sueños de todo tipo, si pudieran hablar...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué rabia no acordarse de algunos sueños!!!
    Un abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito. Eso de que se escurran agua y lágrimas debería suponer una limpieza exterior pero también interior.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación, chelo. Muy buena.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Hay veces que merece la pena dormir en el sofá, desde luego. Lo que pierdes en comodidad lo ganas en tranquilidad.

    ¡Muy bonito Julio!

    ResponderEliminar
  12. Si soñaste con ella es natural que luego tengas que lavar las sábanas y secarlas al sol :P
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra muy buena observación jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. La cama es testigo, Julio, de tu originalidad y buen hacer. Éste, muy buen trabajo.

    Un abrazo. ¡Felices Fiestas!

    ResponderEliminar
  14. Menos mal, amigo, que nuestros sueños son tan sabios que ni siquiera los recordamos... Menos mal...

    Un abrazo y el deseo de unas felices fiestas

    ResponderEliminar
  15. Es muy nostálgico, Julio David.
    Difícil olvidar. Pero sin duda el sofá ya es el primer paso.
    Un abrazo y felices fiestas! ;)

    ResponderEliminar
  16. Sí que da rabia no recordar los sueños.

    Qué bonito tu micro.

    Te deseo que pases unas felices fiestas envueltas en la magia y felicidad.

    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Es como dices, si al menos recordaramos aque que nos pueda hacer más nobles, más audaces para ayudar a tantos que lo necesitan
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. A mí me pasa algo similar sólo que recuerdo todo y me veo obligada a hablar con las personas que vienen a visitarme en el recuerdo fugaz, te escribí a tu correo y fué por eso.
    Ojalá me leas...

    Saludos Julio me alegro sigas vivo. Pensé que sería bastante difícil encontrarte pero sigues siendo un poeta y escritor empedernido jeje, que bueno que esto te mantenga vivo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  19. Hola Julio David:
    Muy buen micro.
    Vengo a desearte unas Felices Fiestas y que tengas un año 2017 maravilloso.
    Yo aún tardaré algo en volver.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Celia! Deseo lo mismo para ti y multiplicado por 10.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. Recién pillo este blog. Buen relato!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario