Una rosa sobre el cuaderno

AL MES DE HABER desaparecido su hija, los padres dejaron de buscarla. Esta decisión obedecía al deseo de embellecer el incierto destino de la persona más querida. ¿Para qué encontrarla, a riesgo de saber que fue asesinada y quizás bajo qué inhumanas condiciones? Es por esto que, cada semana, los padres escribían una historia donde situaban a su hija en aventuras exóticas por el mundo, bella, contenta, plena de aprendizajes y romances de película. Porque “ese es el fin que merecía”.

La hija leía aquellas historias por la noche, y si alguna le gustaba depositaba una rosa sobre el cuaderno.

Comentarios

  1. Una bella historia con un final fantástico!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No es sencillo atrapar con tan pocas frases, felicidades !!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso relato, Julio David, que he leído temiéndome un final "macabro", y todo lo contrario... está lleno de magia.

    Encantada. Un beso,

    ResponderEliminar
  4. Un fin merecedor, me encantó el relato con rosa incluida.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una bella historia y una hija que no aparecía y estaba. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Si dejaron de buscarla al mes, o son unos padres horrendos o bien tenían claro que su hija se fue por razones obvias.
    Un final perfecto y hermoso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. ¡Conmovedor microrrelato! Por un lado los padres tratando de recrear un escenario perfecto donde su desaparecida hija vivía extraordinarias aventuras y por otro su hija que se había desconectado físicamente de sus padres acaba agradeciéndoles esa libertad y les pone rosas metafóricas (pienso) en sus historias.

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
  8. Conmueve imaginar a esos padres. Imagino de una adolescente huida, o perdida cuanto menos, que cada semana acude, en alma cuanto menos, a ver dónde la sitúan los padres feliz.

    Imaginativo final. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. La hija leía aquellas historias por la noche, y si alguna le gustaba depositaba una rosa sobre el cuaderno. Para mi esta cita literaria me encanto muy acorde

    ResponderEliminar
  10. Qué final más alucinante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa micro-historia y plena tu imaginación compañero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Uau, qué bella historia. Tiene reminiscencias de esos cuentos orientales tan bonitos para leer y contar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Me has puesto los pelos de punta. Me ha encantado, es precioso, con tan pocas palabras.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  14. Un final conmovedor, para una historia que guarda tintes trágicos.
    Muy bueno Julio David.
    Un abrazo, ;)

    ResponderEliminar
  15. ¡Precioso, Tocayo! Me ha parecido emotivo y conmovedor, sobre todo por ese inesperado final. Quizás es la mejor forma de recordar a quien no ha de volver...

    ¡Un abrazo de jueves!

    ResponderEliminar
  16. Tus finales siempre me sorprenden!
    Muy buen relato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. Me ha gustado mucho. Nadie se va del todo realmente.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Me ha sorprendido el final que no esperaba para nada, aunque triste.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Un texto original y creativo, Julio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Mejor desconocer aquel camino de espinas al que la condujeron.
    Sí.

    Un abrazo, JD.

    ResponderEliminar
  21. Joder... que fuerte.
    Brutal.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Que barbaridad, se queda uno destrozado tras la lectura de este tremendo micro...

    Muy bueno, amigo

    ResponderEliminar
  23. Es realmente bueno el texto. Ese final te deja pensativo y sujeto aún a un latido.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Buenísimo el texto Julio D, sorprende el contenido y más aún el final. Da sensación de vacío y tristeza.
    Saludos
    Puri

    ResponderEliminar
  25. Muy bueno tu relato.
    Soy argentina y este tipo de historias nos provoca angustia y conforta escribir sobre ellas finales más o menos felices.

    ResponderEliminar
  26. Un final feliz, para un tema que deben sufrir muchas familias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cucarachas

El juez New Age

Amor a primera vista (toda una vida)

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

La venganza de la adoptada

¡Ay, amor!