Momentos vividos

ERA mi última vez en esa casa y, aunque nunca más iba a volver, preferí no despedirme: no salían las palabras. Mi papá dormitaba en el sofá con la televisión encendida. Toqué su hombro no para despertarlo, sino para sentirlo. Me acerqué a mi mamá y, por primera vez, la acompañé a la mesa mientras arreglaba, como orfebre, sus pulseras, y lloré. Por detrás pasó mi hermano con dirección a la calle. Lo seguí, y fue entonces que el nuevo propietario me detuvo y me extendió el paraguas, porque afuera llovía tal como cuando mi familia y yo vivíamos ahí.

Comentarios

  1. No creo en los milagros por lo mismo no breo que sea uno el que atraiga a los lectores cuando se publica un texto,
    Es la forma de escribir. Si les gustas regresan y si no, pues si te bi no me acuerdo.

    A mi me gustan tus relatos. Vengo cuando puedo. A veces te comento, a veces no. A veces me hacen reír tus comentarios en mi blog. Otras me hacen reflexionar y otros simplemente no dejan huella, Es como todo en la vida.

    Y bueno como no contesto comentarios en mi blog, te contesto aquí.

    Este tu relato me gustó, tiene un toque de nostalgia. ¿Te empeñaste en deprimir a tus lectores?jaja

    Uno lee y según el estado de ánimosecreto yo- en que se encuentra, comenta.

    Nostalgia toca hoy.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Horror! ¡Mátame! Escribí "bi" en lugar de "vi"., "breo" en lugar de "creo". Eso me pasa por comentar en horas inusuales. Ai su mercé habrá de disculpar si encuentra más errores, las disculpas han sudo dadas.

    Chau

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pensé que las faltas ortográficas las habías hecho a propósito, para compensar con humor mi empeño en deprimir a los lectores jaja

      Gracias por sincerarte. Esto de comentar en horas inusuales te abren como un libro o una flor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Una estampa de nostalgia, de un tiempo pasado y un cambio en la vida personal con abandono de un imagen en la retina de algo que sin existir ya, estaba fijo en la memoria.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Desasosegante relato. El tiempo pasa y nosotros tampoco nos podemos quedar.
    saludos.

    ResponderEliminar
  5. triste pero se debe seguir...

    ResponderEliminar
  6. Buen texto, que transmite un inmenso desasosiego...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  7. Creo que comparto la tristeza de los demás... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. No sabes cómo lo entiendo.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Jo... que pena.
    No puedo con eso eh...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Revivir es parte del proceso de envejecer, de constatar que le tiempo nos ha adelantado por la derecha, dejándonos alicaídos y con regusto a fracaso

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Tremendo, Julio, creo que hoy hiciste que se le caiga una lágrima a todos tus lectores.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Nos has dejado con la congoja.
    Buen micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Los fantasmas también lloran y, sobre todo, añoran.
    Bello, aunque triste, micro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Las despedidas de lo que hemos querido y con quienes compartido vida, nunca son fáciles. Mal trago para tu pobre protagonista, pero espero que tenga un futuro más alegre :)

    Un micro muy adecuado para el día que hace aquí hoy, David, gris y lluvioso...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Triste muy triste Julio David.
    Realmente parte el corazón.
    Las despedidas y su tragedia, difícil decir adiós cuando se quiere.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Un micro triste de despedida, que nostalgia para un pasado. Buen micro. Besos

    ResponderEliminar
  17. Buf ya lo que me faltaba leer un micro así en estos dias tan raros para mi, se me congoja el alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  18. Melancólico, desde luego. Uno nunca termina de adaptarse a los cambios, y cuesta incluso más cuando son tan grandes como los de este micro :(

    ResponderEliminar
  19. Por fin consiguió despedirse de la casa y de todos los que ya no estaban y habían formado parte de ella y de su vida pasada.

    Una puerta que tenía que haber cerrado mucho antes. El peso del desasosiego que sentía en el pecho empezó a diluirse como si formara parte de la lluvia.

    Todo eso y mucho más me inspiró tu relato, melancólico y muy visual, por cierto.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  20. ¡Muy triste! ¡Los diminutos pájaros de tu bonsai hoy no nos han cantado!

    Abrazos didácticos.

    ResponderEliminar
  21. Muy sentido escrito. Deja con tristeza al lector.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Una historia de tristeza y melancolía en grado superlativo.
    Bueno por lo breve y lo condensado del mensaje.
    Besos Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

El juez New Age