martes, 15 de noviembre de 2016

Las repercusiones del desamor

LA ROSA se negaba a morir: tenía rabia. Había sido regalada con devoción ardiente, en una época diáfana donde todo parecía posible. Sin embargo su destinataria (aún teniéndole cariño) ya no la consideraba crucial para su vida, por lo que la acomodó entre las páginas de un libro y la olvidó. Pocas semanas después el ambiente se impregnó de un olor a vainilla, y no demoró en comprobar que el libro había envejecido y marchitado: menos la rosa. Y donde ponía la rosa, el lugar se marchitaba. Entonces la enterró en el jardín y la casa se hundió con ella.

23 comentarios:

  1. Bárbaro ese micro. La potencia de un símbolo de amor marchito. Muy bueno

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado tu micro, no dejo de leerlo.

    Así se sienten los amores cuando se rompen marchitos como las flores, sin vida, secas, en agonía.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hacía mucho tiempo que no leía algo tan bello, casi sublime. Tienes el don de poner belleza en todas las letras que llenan este blog.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ay, las rosas y su vida tan efimera... A mí, usualmente, no me da tiempo siquiera a fotografiarlas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me ha recordado a la rosa del Principito. Altiva y vengativa como ella sola.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Un texto perfecto, Julio. Muy creativo y original.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Si es que, a veces, hasta la cosa más linda (como puede ser una rosa) si se siente despechada, es capaz de todo.
    Genial, Julio D.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Una venganza total de quien esperaba una entrega absoluta

    ResponderEliminar
  9. Toda rosa tiene su espina...

    Carpe Diem!!!

    Hoy canción, que llevas dos días muy negro...

    https://www.youtube.com/watch?v=dv958EeZXHc

    Un abrazo, psicológico.

    ResponderEliminar
  10. A veces el poder de la rabia es superior al del amor, suele ser más duradero.
    Un micro bellísimo, Julio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Qué enfadada estaba en verdad esa rosa, y qué gran poder le confería su decepción. Creo que a veces somos crueles hasta con los objetos, como si ellos no sintieran también...

    Buen micro, tocayo. La última frase me ha impactado.

    ¡Un saludos!

    ResponderEliminar
  12. El poder de la fragilidad.
    Me ha encantado el micro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la manera ficticia y metafórica de mostrartos realidades. Yo me pinché con las espinas de esa rosa y se me marchitó el corazón.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. La venganza de la rosa olvidada, un amor que no se recuerda, está perdido.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. ¡¡¡ Precioso micro Julio D.!!! la rosa símbolo del amor por excelencia se vengó de su olvido.
    El abandono le provocó la ira aniquilando todo lo que tocaba.
    Quiero felicitarte por tu prodigalidad en los textos, cuanta capacidad para escribir cosas bonitas. Tienes a las musas muy bien adiestradas.
    Abrazos.
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Genial.
    El poder del desamor es devastador.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Uy mucha tragedia. Muy bueno.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  18. Parece que la gota rebosó el vaso y la rosa ahogó su esencia de amor para marchitar todo lo que hallaba a su paso.
    Poético y bello te quedó esta vez el micro, amigo Julio David.

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
  19. Muy poético este relato , impacta el final. Me has hecho recordar en un momento de mi vida. Un compañero de trabajo me pidió que le acompañara a comprar un bolso para regalarselo a una amiga. Se lo quería enviar por correo y compramos , el bolso, un libro y dentro metimos una rosa, No supe que impacto le causaría a su amiga ese regalo. ¿La rosa llegaría marchita? Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. La historia mola y el final es realmente sorprendente. Pena de no haber usado sus efectos mejor, ¿no? Se me ocurren muchas aplicaciones para esa rosa tan guay :P

    ResponderEliminar
  21. Wow, cada vez te superas más a ti mismo. Chapeau!
    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Es impresionante! Me has dejado paralizada,
    Estoy leyendo toso los micros que me he perdido!

    ResponderEliminar
  23. Me encanta!he leido cada uno de tus microrelatos y son tan TÚ... tienen tu personalidad, leerlos es literalmente encontrarme contigo... Venus y Jupiter son testigos..

    ResponderEliminar