El cómplice del asesinato

LIMPIÓ el cuchillo y lo volvió a guardar entre las cucharas y tenedores.

Una semana después, en medio de una fiesta que organizó en su casa y producto de la fatiga, se dirigió a la cocina, tomó el mismo cuchillo y, mientras cortaba el pan, comenzaron a brotar litros de sangre: efectivamente el cuchillo se había vuelto en su contra, ¡lo estaba delatando! Acorralado, se abrió las venas para poder justificar así, ante sus invitados, ese charco rojo que se expandía a sus pies. Cuando le preguntaron por qué lo había hecho, dijo que había sido un accidente.

Murió desangrado.

Comentarios

  1. No sabe uno en quién puede confiar. Siempre quedan cabos sueltos.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Ya no puedo uno contar ni con la discreción de los cuchillos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Los cuchillos delatan dejas huella en ellos . Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Por fin uno que pagó su crimen.
    Un aplauso para el cuchillo delator y para el que escribió el micro.
    Muy bueno, Julio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Un cuchillo delator!
    Si los objetos que nos rodean, mudos observadores de nuestras vidas, hablaran...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Uf, no puedo con la sangre, me pone las piernas flojas.

    Pero el relato es genial. Esta tan ajustado y "afilado" como la hoja de ese cuchillo delator.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  7. El cuchillo vengador!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Uffff, qué truculento... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  9. ¿Le pudo la conciencia?
    Tremendo micro!

    Un abrazo, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al que más le pudo la conciencia, primero, fue al propio cuchillo. Y quiso (y logró) que el agresor se diera cuenta de ello y pagara por su crimen.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Joder... este es buenísimo.
    De verdad que es muy bueno.
    Podrían filmar un corto con él.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Cuidado, piensa dos veces antes de actuar! porque de ahora en adelante solo se fabricarán "cuchillos delatores".

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
  12. El que la hace, la paga. Hay que saber medir el alcance de todos nuestros actos, por si se vuelven en nuestra contra valíendose, por ejemplo, de un simple cuchillo...

    ¡Saludos, tocayo!

    ResponderEliminar
  13. Podría haber sido el pan el que sangraba, de haberlo considerado hubiese encontrado otra excusa ridícula, pero que lo mantuviera con vida.
    Excelente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Dios! Con lo difícil que es limpiar la sangre :P

    ResponderEliminar
  15. Eres genial en tu estilo!!!! No ha soportado la culpa! Al final llega la justicia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Donde las dan las toman, y el que a hierro mata a hierro muere.
    La mala conciencia nos persigue.
    Como siempre una buena historia condensada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Es muy bueno.
    Si me permites la osadía, yo le quitaría a partir de "Cuando le preguntaron..." hasta el final.
    Un abrazo, Julio

    ResponderEliminar
  18. Ese cómplice se fue de la lengua.

    Como un fuego, con su lengua de fuego. Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Hasta los objetos tienen 'memoria' y ésta puede ser un arma más afilada que un cuchillo si se tira de ella.

    Muy bueno, Julio D.
    Un beso

    ResponderEliminar
  20. Pues ya que el tipo no tiene conciencia, el cuchillo lo resuelve. Bien logrado.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Joer, qué fuerte. Me ha encantado.
    ANdo medio retirada por cuestiones personales,de ahí que no venga siempre.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  22. Quien a sangre mata a sangre muere...un cuchillo honrado recuerda la mano de su ama.

    ResponderEliminar
  23. A quién se le ocurre usar el mismo cuchillo para la fiesta, debió tirarlo, de todas formas está claro que así hagas así te harán.

    Me ha encantado tu micro, me lo he leido varias veces, oye y ese final... apoteósico!!!!

    Plaff plaff plafff aplausos.

    Un beso .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joder, es verdad... ¿a quién se le ocurre usar la misma herramienta para matar que para comer? O_o

      Eliminar
    2. A alguien que quiere hacer de cuenta que "aquí no ha pasado nada" de manera muy extrema, o muy estratégica, o muy estúpida.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  24. Arg, uno más que se vuelve loco por sus maldades... aparte de gustarme mucho, me ha recordado al corazón delator, de Poe ^^

    ResponderEliminar
  25. ¡¡¡Bárbaro este micro Julio D !!! está genial, ese cuchillo se vengó y actuó a su manera .
    Te felicito te quedo perfecto.
    Besos y aplausos.
    Puri

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El juez New Age

Cucarachas

El rey del drama

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)