Un espectáculo mayor

EN SUS DÍAS tristes, ahora que vive sola, no tiene a quién contarle sus penas. “Ya se me va a pasar”, se repite a sí misma mientras cocina. A media tarde, al terminar sus quehaceres, se acomoda junto a la ventana y se da un baño de sol. Las lágrimas que ha contenido en su pecho se evaporan, dispersándose por la casa una nube que, a la mañana siguiente, cae en forma de rocío sobre sus plantas y flores; compañeras tan silenciosas como ella. Ciertamente es un espectáculo que la maravilla, aunque no tanto como cuando la visita su hija. 

Comentarios

  1. Ese debe ser un momento mucho mejor.
    Me ha gustado mucho.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Muy enternecedor, el espectáculo de la presencia de una hija llena todos los vacíos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. A falta de hija, buenas son las plantas y las flores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hermoso tu escrito, Julio. Ese sí que es un buen espectáculo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué triste este relato... Un besote.

    ResponderEliminar
  6. Qué triste y tierno, Julio David.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Describes una realidad mágica referida a la soledad de los ancianos.
    Triste pero bonito y sentido micro.
    saludos compañero.

    ResponderEliminar
  8. Bom dia.
    Acabei de chegar aqui
    e já seguindo aguardo
    sua visita.
    Bjins
    Catiaho Alc.

    ResponderEliminar
  9. Es hermoso y a la vez me da mucha pena.
    Por ahí pasaremos todos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Esa hija no sabe de la soledad oscura de esa mujer que la crió. Pena

    Muy bueno. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Triste micro que describe la triste realidad de los ancianos. Y su alegría al ver a sus hijos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. La alegría de ver aparecer un hijo es incomparable pero eso lo sabes sólo cuando eres madre.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Qué hermosa imagen la que describes con las lágrimas convertidas en rocío y las plantas; y qué tristeza en esa ausencia que no debiera ser tal...
    La soledad, con parecer pacífica, puede ser devastadora.
    Muy bueno, tocayo. Me gustó y me entristeció a partes iguales.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  14. Tristeza, soledad y mucha poesía.
    Muy bueno, Julio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Preciosa la imagen que describes sobre la soledad, enternecedora y llena de alegría cuando llega la hija.
    Te felicito por este texto.Hay mucho de verdad en lo que cuentas.
    Un abrazo Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar
  16. Hacer de la soledad una compañera amable precisa de mucha sabiduría.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  17. La manera en que lo cuentas es preciosa, aunque el relato es muy triste :(

    ResponderEliminar
  18. Un texto muy bien elaborado, Julio.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Creo que de todos tus micros, este es el que más me ha gustado.
    Me ha conmovido mucho.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  20. El destino de muchos.
    Buen micro, JD.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Tragicómico

Constelaciones

La oveja negra

Me gusta

Burka

Dulce o travesura

El rey del drama

¡Ay, amor!

Viernes

Cucarachas