martes, 20 de septiembre de 2016

La caja

MI PAPÁ se empeñó en asegurarme que, dentro de una caja, él guardaba cosas fantásticas. Y siendo yo niño, me lo terminé creyendo. “Los colores del arcoíris”, “el canto de los grillos”, “la estela de una estrella fugaz”. Pero como me tenía prohibido abrir la caja hasta el día que decidiera regalármela, mi interés, rápidamente, se fue apagando, por mucho que me dijera que adentro se desarrollaban guerras, conspiraciones o festivales. Convencido de su locura, de hecho una vez hasta lo hice callar, y fui a su dormitorio, y saqué la caja, y la abrí frente a él: habían libros. 
Iniciativa de El bic naranja

20 comentarios:

  1. Qué mejor regalo. Finalmente, todo resultó ser cierto. De los libros pueden salir todo tipo de cosas, desde las más bellas a las más horribles.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Qué gran contenido el de la caja :) Me ha hecho recordar un regalo que me hicieron hace tiempo y también venía en una gran caja de cartón. Era una colección completa de Stephen King, uno de mis escritores favoritos :) ¡Un saludo compañero y que no decaiga la fantasía!

    ResponderEliminar
  3. También en las cajas te puedes encontrar besos.

    U beso.

    ResponderEliminar
  4. Su padre tenía razón con todo lo que decía que contenía la caja. Un gran regalo, sin duda. Todo en unas cuantas páginas. Buen micro, Julio.
    Saludo.

    ResponderEliminar
  5. Inmejorable, Julio. ¿Qué más podría haber adentro? Quizá el pibe esperaba hallar un celular con 4G, tv y todos los chiches.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Es la maravilla de los libros, lo tienen todo :)

    ResponderEliminar
  7. hermoso regalo, que mejor que conocer mundos nuevos en la lectura

    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me intriga enormemente, siempre, saber qué contiene una caja y lo que menos me esperaba eran unos libros, ¡genial, Julio D,, genial!

    ResponderEliminar
  9. ¡Libros! que mejor contenido para una caja misteriosa, y es que los libros son pequeños contenedores de cosas fantásticas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Qué bueno, Julio, qué poético, me gustó mucho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. El que se debía haber callado era el hijo, porque el padre no le había mentido.

    ResponderEliminar
  12. Hijo necio, no imagino lo que sintió al ver el contenido. Adiós inocencia.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Pobre hijo no sabía lo que se perdía... El papá tenía razón dentro había de todo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Tierno a más no poder.
    Me ha encantado.
    Leer es vivir mil vidas.

    ResponderEliminar
  15. Por supuesto que el padre no le engañaba, puesto que nada como los libros para guardar "cosas fantásticas" (estas que nos enumeras). Lo que ocurre es que el niño no los había leído.

    Muy ingenioso como siempre tu nuevo micro, amigo Julio David.

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
  16. Fantástico el relato!!! me encantó, los libros son mi mejor entretenimiento.
    saludos

    ResponderEliminar
  17. Precioso. Qué bella manera de definir la riqueza de los libros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Mientras leía el micro no me imaginé que ese fuera el contenido de la caja,y la sorpresa fue mayúscula y maravillosa.
    Ese hijo apreciará desde ahora la valía del contenido de la caja.
    Un abrazo Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar