viernes, 16 de septiembre de 2016

En toda familia hay un tabú

ORDENAR y limpiar el patio en familia, fue de ensueño. Para otros será salir de vacaciones, pero para ellos, esta muestra de cotidianidad, les significó una paz gratificante. Un borrón y cuenta nueva necesario. Años que no se unían para nada; años tóxicos, conflictivos, de resentimientos, los cuales se vieron reflejados cuando, entre la basura, apareció el cuerpo de una mascota que habían dado por perdida. Estaba en una caja, tapada en cal. Uno de ellos la había matado, pero nadie se atrevió a preguntar quién ni por qué. Como dije, antes eran muy vengativos. Esa tarde almorzaron en silencio.

17 comentarios:

  1. Ainsss ¿pero cómo puede ser alguien capaz de matar a su mascota? es que no me entra en la cabeza, por más que lo pienso... mira yo aquí tengo a la mía que la doy cada achuchón jajaja.


    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Las familias esconden muchos secretos. Y siempre hay alguien oscuro.
    Excelente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué horror. Yo me voy y no vuelvo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. A saber si ese silencio no esconde secretos aún más terribles, no sé yo si "limpiaría" mucho en esa casa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Espero que no se comieran la mascota en el almuerzo.

    Qué silencio tan inquietante...

    ResponderEliminar
  6. Todas las familias guardan muertos en los armarios, en esta al menos, el cadáver es de solo una mascota.
    Aunque suficiente para crear tensiones y abrir viejas heridas.
    Buen micro saludos

    ResponderEliminar
  7. Era la mascota preferida del jefe del clan?

    ResponderEliminar
  8. Parece ser que en esta familia había un asesino por lo menos... No quiero ni imaginarme que dicha familia fuera tan sumamente tóxica como para que en la próxima "limpieza" de ese patio, aparecieran otro tipo de cadáveres. ¡Mejor que no!

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
  9. Secretos familiares bajo la cama.

    ResponderEliminar
  10. Sí en toda familia hay tabúes y secretos.

    Y también en casi todas debería haber un patio que limpiar que produjese ese ensueño y esa paz. Ese volver a empezar...

    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  11. Eso de encontrar entre la basura mascotas desaparecidas une mucho a las familias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Esto es como el Cluedo!!
    :)

    Sólo les falta el cuñado inspector para resolver tal entuerto.

    Un beso, JD.

    ResponderEliminar
  13. Definitivamente sería mejor no decir nada, salir y nunca más volver. Lo que ya pasó no tiene remedio. El hoy tiene opción.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Claro, cualquiera rompe la armonía haciendo una confesión de ese tipo...
    ¡Un saludo, Julio D.!

    ResponderEliminar
  15. Uno por lo menos. La enorme basura oculta bajo la alfombra.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  16. A mí las familias apiñadas me dan miedo, porque parece que se junten mucho y alboroten tanto para tapar esas cajas de cal que esconden en sus patios traseros.

    Un relato para hacer un corto, Julio, lo veo. Muy visual.

    Pero si la mascota hubiera sido mía, seguro que un gato, porque en las pelis siempre se cargan a los gatos, hubiera salido de aquella familia al momento.

    Me ha encantado. Un beso,

    ResponderEliminar
  17. Tras la tempestad viene la calma, pero no sé si en esa familia esa calma durará mucho.
    Un relato que deja con un cierto regusto a mal presagio.
    La originalidad reina siempre en tus letras.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar