Cambio de planes

CRUCÉ donde no debía y me atropellaron. El impacto fue torpe y débil, pero lo suficiente para reventar la botella de vino que escondía entre mi ropa, empapándome de alcohol. “No puedo volver a mi casa así -le dije al conductor-. Atropélleme otra vez, pero ahora asegúrese de romperme un hueso”. Me miró desorientado. “Tranquilo, solo déjeme una herida grave para que mi familia se olvide o pase por alto el hecho de que volví a tomar”. El hombre se echó temblando hacía atrás y se fue. Yo me quedé acostado en el suelo a la espera del próximo vehículo.

Comentarios

  1. A proyectos desacertados... huidas inteligentes! jajjajajaa...

    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  2. Si es que se han perdido las ganas de ayudar al prójimo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Bestial. Loco. Sé lo que es que te atropelle un choche... mejor no.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pobre hombre, prefiere que lo rematen a volver a casa...
    Tristes esos intentos que no acaban de ser exitosos, el terrible poder de las adicciones.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Habrá quién lo ayude en este mundo de locura.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Un reflejo de la locura actual.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  7. El mundo se está volviendo loco y nosotros con el mundo.

    Qué ganas de dejar éste mundo éste hombre, en cambio, otros que quieren vivir con tantas ansias, seguro que si les ocurriera ésto, quedan echo añicos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Espera, qué voy a por el coche!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Prefería que lo atropellaran a llegar a casa empapado en alcohol.
    Cosas de este mundo de desconcierto y sin sentido.
    Un abrazo Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar
  10. No sé de dónde sacas esas historia tan originales. Tu cerebro es un portento pues no para de producir originalidades. Lo absurdo suele ser también una gran fuente de inspiración.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Aunque tiene su gracia, no deja de tener un trasfondo triste y de bajeza humana. Muy bien mezclado todo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario