El secreto de Alada

EN MEDIO de la discusión de los papás, la hija pidió permiso para ir al baño, y en el camino aprovechó para escapar del restaurante. Tarde se dieron cuenta de su ausencia, por lo que rápido se movilizaron para buscarla. Y solo horas después, ya anocheciendo, uno de ellos la divisó a lo lejos y la llamó: “¡Alada!”. Al percatarse, la pequeña se acercó a un vendedor de globos, sacó uno, y se elevó hasta perderse entre las azoteas de los edificios.

Si los papás pelearan menos y compartieran más tiempo con ella, sabrían que la niña puede hacer eso.

Comentarios

  1. Cuando no se puede poner físicamente tierra de por medio a la existencia que no te gusta, se la pones mentalmente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Adiós Alada... te cansaste de ellos y lo entiendo... que tengas suerte allá donde vayas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno!! Pobre criatura, y eso pasa cada dos por tres.
    BEsos

    ResponderEliminar
  4. Algo sabrían, porque la llamaron Alada y se fue volando...

    ResponderEliminar
  5. La extraordinaria sensibilidad de los niños y los recursos que desarrollan para no contaminarse.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Chica lista...
    ;)

    Abrazo, JD.

    ResponderEliminar
  7. La evasión de Alada es una imaginativa vía de escape ante lo incomprensible para los pequeños.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Es cierto, a veces los padres no son conscientes de estas cosas... Ni lo piensan siquiera

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Tanto perder el tiempo en discusiones u otras cosas tontas que apenas prestan atención de lo más importante de sus vidas: su hija.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Los niños en casos como este suelen desconectar del asunto, ellos se evaden con lo que tengas más próximo.
    Un beso
    Puri

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

Burka

La prisionera

La oveja negra

El rey del drama

Cucarachas

El mejor amigo

El juez New Age

Rutina en la rutina

¡Ay, amor!