domingo, 3 de julio de 2016

Son los duendes

ENTRAN a hurtadillas o echándonos conjuros para hacernos dormir. No sé. La cosa es que ni cuenta nos damos y desaparecen llaves, libros y documentos. En mi caso, se han empeñado en robarse tus cartas, fotografías y  regalos. No hay rastro de ti en esta casa, y lentamente, tampoco en mi corazón: es que últimamente les ha dado por llevarse también mis recuerdos contigo.

Son los duendes. Es lógico.

Tú dices que las cosas se pierden solo porque sí. Que el amor, que lo vivido se pierde solo porque sí. Eso yo no me lo creo. No es tan fácil. 

20 comentarios:

  1. Es genial, me encanta cómo eres capaz de crear una situación tan perfecta y realista con tan pocas palabras. ¡Te envidio! Muy bueno, un saludo :)

    ResponderEliminar
  2. Precioso, con un gran trasfondo. La verdad es que las cosas se van con el paso del tiempo, sin que nos demos cuenta. ¿O son los duendes?
    Un besillo.

    ResponderEliminar
  3. Es bueno que existan los duendes, como niños, para echarles la culpa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Buenísimo. A mí también me roban cosas los capullos esos...
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Sí, son ellos, sin duda... y cada uno lleva su nombre, olvido, desamor, desconfianza, desinterés, desilusión, heridas, indiferencia... y así hasta que todo como por arte de magia acaba por esfumarse un día.
    Fiuuu!!
    :)

    Abrazo, JD.
    Hoy sin canción;)

    ResponderEliminar
  6. No, es tan fácil como lo pintan ..je,je,je Para que el olvido se instale en nuestra vida hace falta tiempo y que dichos sentimientos solo fueran superficiales, de lo contrario es bastante difícil por no decir imposible.

    Esta vez nos has tocado un poquito el corazón con este nuevo micro, amigo David.

    Un abrazo didáctico y ¡feliz verano!

    ResponderEliminar
  7. Esos duendes traicioneros a los cuales podemos recurrir en cuanto nos piden explicaciones de lo que ya no nos gusta ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Las cosas se pierden si no se guardan bien, tan bien que ni los duendes puedan encontrarlas y llevárselas.
    Un beso, Julio D.

    ResponderEliminar
  9. A veces, lo que mas quiero, lo que nunca me gustaría perder... lo guardo tan tannn bien, que luego es lo que más me cuesta encontrar. Sin embargo dicen que lo que mejor se esconde, es lo que está a la vista. ¡A veces se llevan mi ropa interior esos duendes perversos!
    Muy bueno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Los duendes... Pues por aquí no aparecen, la verdad! No falta nada. Y si algo se pierde, puntual, "pido" que aparezca y listo! Cuestión de canas, supongo.

    En cuanto al amor, es cierto que lo vivido no se pierde solo porque sí... Creo que el amor no llega a perderse nunca. Aunque a veces lo parezca.

    Un abrazo, Julio.

    ResponderEliminar
  11. Bueno sería que hubieran duendes así de copados. Y claro que no es tan fácil, por eso hay que recurrir a ellos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Yo hace tiempo que cerré puertas y ventanas para que no entraran esos duendes ladrones. No quiero que se lleven mis recuerdos, aunque sean de amores no correspondidos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A veces está bien que los duendes se lleven cosas, sobre todo si necesitas que no haya recuerdos dolorosos, eso sí...quiero pensar que los duendes vuelven cuando ya no duele y dejan lo bonito.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Los duendes no son capaces ni tienen tanta fuerza como para llevarse el amor, o los rescoldos que de él queden. Un beso, mi amigo.

    ResponderEliminar
  15. Eso de echarle la culpa a los duendes creo que es una buena idea... mientras sean las llaves, los libros.
    Cuando empiezan a desaparecer sentimientos, es más difícil adjudicarles esos poderes.
    Me gustó, Julio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. así dicen, toda la culpa es de los duendes....

    ResponderEliminar
  17. Habrá duendes salvajes?

    ResponderEliminar
  18. Hola David , yo creo que deje aquí el otro día mi comentario , y que verdad es que los duendes se lleban todo , tanto es así que de todos los que hay publicados , se llevaron el mio que hablaba de brujas buenas y diablillos .
    En fin si los ves , lees dices que no se lleven mi comentario vale , te deseo un feliz Jueves , saludos de Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra vez?! Pues ahora me parece el doble de raro, ya que, insisto, no elimino comentarios de nadie ni menos los tuyos. Como bien dices, solo nos queda culpar a los duendes jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Los duendes son el recurso final de los olvidadizos y desordenados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar