Metafórica y literalmente


LA MUJER lo interrumpió: "Roberto, sé que te lo he dicho mil veces, pero vale la pena recordártelo:  yo ya no te amo... Aunque igualmente me voy a volver acostar contigo". 

El hombre se aflojó la corbata, se levantó del sofá y se fue, en silencio, al dormitorio. Ella se tomó rápidamente lo que le quedaba de vino. Luego se llevó las manos al cuello y, en un movimiento brusco pero indoloro, se sacó la cabeza. 


Fue así que mientras su cuerpo tenía sexo con su ex, su cabeza, sobre la mesa del comedor, pensaba en un compañero de trabajo.


Imagen © Fuente

Comentarios

  1. A veces desearía poder desconectar de semejante manera. Muy eficaz, oye. Y le permite a uno hacer dos cosas a la vez.

    ResponderEliminar
  2. Una separación drástica para tener sensaciones distintas en cabeza y cuerpo. Brutal!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Mientras encuentra sustituta debería buscarse una muñeca hinchable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A veces parece que el placer se interpone en los sentimientos, pero cada uno encuentra su salida donde más le haga feliz, no podemos juzgar a nadie.

    Me encantó tu micro, que puede ser hasta verídico en algunas personas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y lo curioso es que él ni siquiera se dio cuenta...

    Buen micro, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Metafórica y literalmente... y bastante cotidiano que la cabeza esté en otro sitio mientras tanto.

    En ocasiones es lo que "salva" el acto!

    Un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
  7. esta mujer pone poca cabeza en lo que hace, es imposible que lo haga bien. Muy original como siempre.
    Saludos compañero.

    ResponderEliminar
  8. Original y muy buen cuento corto.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Oh, dios, qué potente final!
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Buenísimo.
    Y me temo que eso pasa bastante a menudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Me salía otra entrada en mi Reader, pero aquí no la veo.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Y lo peor le llegará cuando vuelva a colocarse la cabeza, y que le caiga la resaca de lleno y de golpe.

    Un abrazo, JD.

    ResponderEliminar
  13. Acertado como nos cuentas ese estar en distintos sitios, uno con la cabeza y otro con el cuerpo, que pasa con mucha frecuencia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Cuanta veces ocurrirá eso..me ha gustado lo escrito..muy original..un saludo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  15. Casos como este suceden bastante a menudo,lo malo es cuando vuelve a ponerse la cabeza para desayunar y lo ve delante .
    Original la historia Julio D.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
  16. ¡Que bueno! Me parece que esto pasa a menudo y que si pudiéramos lo haríamos alguna vez.
    Te daría un premio por este micro relato. Ahora te con cedo un excelente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto