sábado, 16 de julio de 2016

El corazón

EN UNA esquina abandonada me encontré un corazón. Cuando me acerqué para levantarlo, otra mano se posó sobre él: una de mujer. Ella me aseguró que lo había visto primero. Yo en cambio no le di explicaciones y concentré mis energías en arrebatárselo. De ahí en más gritos y patadas se sucedieron entre ambos. Y el corazón latiendo entre nuestros dedos. Finalmente lo solté. Con el impulso la mujer cayó de espaldas, pero se levantó rápido y se alejó llorando. Preferí que ganara porque tenía razón: ella lo había visto primero. Además de seguro se sentía más sola que yo.

11 comentarios:

  1. Yo lo hubiera compartido, esas cosas tan preciadas que se encuentran por la calle se comparten ¿No?
    Estupendo micro, como nos tienes acostumbrados.
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Se hubieran ido los dos a compartir soledades. El corazón ya encontraría a alguien más.


    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado esta historia del corazón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. En realidad el corazón quería estar solo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Has hecho bien en soltarlo ella lo necesitaba más. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Quizá pedirle deberían haberle pedido opinión al corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Qué triste, cuánta soledad.
    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  8. Un corazón perdido, dos almas solitarias y un acto de generosidad.
    Muy buen micro, Julio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Él piensa que ella se queda con el corazón porque debe estar sola, pero quizá lo desea porque es una mujer sin corazón, o lo necesita para una urgencia médica de alguien cercano. Además, en ningún momento se especifica si ese corazón es natural o artificial.
    Una genialidad, como siempre.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Creo que, en el fondo, él no necesitaba ese corazón. Él lo tenía mejor y más gran de.
    Un abrazo de corazón.

    ResponderEliminar
  11. Eso no es de ser un buen perdedor... ese final con pelusilla, lo delató.
    Al final quien se quedó solo fue sólo él.
    No cuela su altruismo.

    Abrazo, JD.

    ResponderEliminar