La plaza

PASÓ años alimentando palomas en la plaza, tanto así, que las aves se acostumbraron a su compañía y lo seguían, incluso, hasta la casa, cuando el jubilado regresaba a media tarde. Ida y vuelta, cada día, una bandada surcaba los cielos tras la huella del hombre. Pero el tiempo fue mermando al viejo, restándole fuerzas y multiplicándole lágrimas, y ya no era capaz ni de cruzar el jardín. Solo una mañana no sintió pena y fue cuando, tras meses de ausencia, las palomas vinieron por él, lo alzaron por las nubes, y lo llevaron al único destino que les pertenece.

Comentarios

  1. Muy tierno y emotivo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué ternura de relato. Los animales son mas agradecidos que muchas personas.
    Un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  3. Merecía ese hermoso final.
    Muy tierno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Si hubieran sido gorriones diría que actuaron como buenos psicopompos que son, pero al ser palomas me dejás con la intriga.
    Muy tierno relato.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Qué bonita imagen.
    Saludos, Julio David.

    ResponderEliminar
  6. Recibió la mejor de las recompensas por su dedicación a ellas mientras pudo.
    Un bello cuento. Lo he disfrutado com si fuera un niño.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Otro ejemplo más de que se recoge lo que se siembra.
    Muy bueno, Julio D.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Mira que no me gustan las palomas pero, en este caso, me han caído muy simpáticas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  9. Pura magia poética, llena de simbolismos. Hermoso y tierno relato.

    Soy de esas personas raras a las que le gustan las palomas. En mi ciudad hay muchas con las patitas mutiladas por los coches.

    "Todavía podemos volar" parece que me digan cuando las miro con pena.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  10. Qué mejor destino que el pasar a la otra dimensión acompañado por palomas.
    Un microrrelato en el que prima la generosidad y el agradecimiento.
    Saludos, Julio.

    ResponderEliminar
  11. Preciosa historia con una alto grado de ternura. Al final consiguió llegar lejos gracias a ese vuelo final propiciado por sus compañeras.
    Besos Julio D.
    Puri

    ResponderEliminar
  12. Encontró gracias a sus alas blancas una eterna paz.

    Besos, JD.

    ResponderEliminar
  13. Hola David , un digno final para el hombre que duante mucho tiempo alimento a sus amigas las palomas , muy tierno y emotivo relato el que nos ofreces hoy , te deseo una feliz tarde saludos de Flor.

    ResponderEliminar
  14. Me parece realmente enternecedor este texto.

    Y en verdad es que los animales saben muy bien quiénes les cuidan y les quieren.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Las palomas como fieles compañeras.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El juez New Age

Cucarachas

El rey del drama

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

El mejor amigo

Carta desde el futuro: cambio climático (4)