Un caso bestial

PARTE de una caravana con animales que se dirigía a una granja, volcó cuando pasaba por delante del Congreso. Burros y cerdos lograron escapar, los muy condenados, adentrándose violentamente al simposio. Como si supieran cómo camuflarse, bomberos y policías nos tuvimos que ver en la difícil tarea de saber a qué animales capturar, sin cometer el inocente descuido de confundirlos con los honorables políticos. Pero como se podrá adivinar, la misión, dado su carácter épico, nos sobrepasó. Así que los encerramos a todos a la espera de los zoólogos, quienes sí sabrían reconocer las sutiles diferencias entre unos y otros.

Comentarios

  1. Gran micro Julio, sólo los zoólogos podrían identificar cuáles son los verdaderos cerdos, los más repugnantes.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y que nos perdonen los cerdos, los de la granja, por esta retorcida comparación.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Yo veo fácil distinguirlos: los buitres carroñeros llevan alas y los burros y los cerdos no.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habría que ir armado con un arsenal de dardos tranquilizantes, y uno que otro venenoso, para apaciguarlos definitivamente.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Basta con enseñar un billete de 500 euros y ellos, que intentaran agarrarlo, serán idenificados facilmente...

    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, otra buena solución para reconocerlos y agruparlos: se les lanza un billete, y que entre ellos se lo peleen y se maten a golpes. Dos buenas acciones en una.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Pobres animales del zoológico que no tenían culpa alguna y ahora tendrán que convivir con esta gentuza. Buen micro, Julio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para peor, las malas costumbres se pegan: luego de esto vamos a tener burros y cerdos ladrones en las granjas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Jijiji me ha encantado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja agradecido, María.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Muy bueno. Yo tampoco sabría distinguirlos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo. Hasta es más fácil reconocer a Wally.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Genialmente disparatado pero con un punto de credibilidad, jaja
    Pobres zoólogos, tendrán que esforzarse mucho en su tarea.
    Un abrazo nada animal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que podría tener alcances con el realismo mágico. Dije creo, no es que me quiera dar un crédito tan alto jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Y mientras tanto, el país se relajó.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fiesta y algarabía, es decir poco.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Jajajajaja. Me ha encantado... La verdad es que sería difícil distinguirlos, aunque si el sonido suena sincero se podría determinar que se trata de un pobre animalito. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dijo sabiamente Ildefonso, habría que mostrarles un billete para que se avecinen sobre él: porque están los cerdos y burros avariciosos, y los que no.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Realmente era sencillo distinguirlos; los que no albergaban crueldad ni modos insanos en su corazón y en su mente, esos eran los animales no humanos, los que claramente había que salvar.
    :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que hayas hecho esa aclaración, entre animales y animales no humanos. Todos pertenecemos al mismo reino, al fin y al cabo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Jajajajjaja ¡¡muy bueno!! A veces es tarea difícil distinguir, suerte que contamos con especialistas en el tema :P

    Te veo un poco crítico últimamente, no? Hasces bien, sienta estupendamente rajar y más si se tienen motivos fundados :))

    Un abrazo humano!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que sí, los zoólogos en su vida -ni aun en sus peores pesadillas- estaban preparados profesional y emocionalmente para tamaño reto. ¿Se nota que me gusta exagerar? Jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. La fina ironía está servida, Julio David, con este divertido micro. ¡Vaya zoológico de cerdos políticos y burros parlamentarios! ¡Qué macedonia de ejemplares tan exquisitamente inútiles!

    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Es más, los podríamos embalsamar a todos (políticos, digo) y exhibirlos en el museo de la muerte y lo retrogrado (habría que inventarse un museo así).

      Un abrazo autodidáctico.

      Eliminar
  13. ¡Buenisimo! compañero, yo desde luego los distinguiría en cuanto empezaran a rebuznar y decir sartas de mentiras todas juntas. ja,ja.
    Repito. un micro que los define a todos en lo que3 son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja pues sí, se les puede distinguir por medio de sus mentiras. A fin de cuenta, han hecho de la mentira un arte.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¡Feliz cumpleaños!

Cucarachas

Branco

Rutina en la rutina

El mejor amigo

Amor a primera vista (toda una vida)

El círculo de la violencia

¡Ay, amor!

Por mejor

Carta desde el futuro: cambio climático (4)