Nadie guarda silencio

POR ESO fui mejor preparado al cine. Para sentirme bien recibido (antes me habían echado a patadas por pedir que se callen) llevé cerveza: no tanta, pero suficiente para ponerlos de buen humor. Con el ánimo arriba, el banquete se organizó entre risas, ladridos y los clásicos llantos de bebé. Era como una orgía de Calígula, pero familiar. ¡Hasta me hice de amigos en el proceso! Ahora sé para qué vamos al cine: comer, conversar, sociabilizar. De hecho conocí a una niña. Así que apenas terminó la película, que ni supe de qué se trataba, la invité a mi cama.

Comentarios

  1. Toda la razón. A mí lo que más me molesta es que se pongan a mirar el móvil, las lucecitas de los cojones...

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! La iluminación de la pantalla te deja el rabillo del ojo ciego jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Es que no se respeta nada ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entrar a una sala de cine, no debiese ser muy distinto a entrar a una biblioteca. Ok, estoy exagerando jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Si la chica aceptó, lo daremos por bien empleado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Pues no he robado este sistema. Yo soy de los que se molestan (pero mucho) con el ruido de a masticación de palomitas, de succión de los refrescos y la luz de los móviles encendidos.
    Así no haré nunca amigo/as en el cine.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Josep, somos dos! Por qué la gente va a comer al cine, como si fuese parte fundamental de la experiencia? No lo veo lo necesario.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Pues espero no teneete nuncs de compañero d butaca,jajajajaja. Con lo caro que es el cine como para que no te dejen ver la peki :)
    Es bromita...
    Un besote,compi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja sí, te entiendo. Mira que a mi tampoco me gustan los que van a hacer un pic-nic al cine!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. A mí me ponen muy nerviosa los ruidos en el cine. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces anda a ver cine mudo jeje

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Cierto, amigo, el cine requiere silencio y cierto ambiente... Alli, todo molesta...

    Te dejo un enlace a mi nuevo blog, ya que por motivos técnicos me he visto obligado a cambiarlo...

    http://ildefonsorobledo.blogspot.com.es/

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisarme de la nueva dirección de tu casa, Ildefonso. Nos vemos allá!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Por eso yo solo voy al cine los días de diario y a la primera sesión de la tarde, cuando casi todo el mundo está terminando de comer, ji, ji. Qué gran placer poder elegir cualquier asiento y que reine el silencio más absoluto :))

    No entiendo por qué la gente no se calla en el cine, la verdad. La entrada es cara, si quieres charlar quédate fuera y además de no fastidiar al prójimo te ahorras unos euros... aaarrrggggg

    Abrazos en cinemascope :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igualmente podría haber un poco más de silencio, si la gente no fuera con la idea de hacer de la sala de cine, el sofá de su casa comiendo a sus anchas. Sin contar que las palomitas son desesperantes, ya no pueden meter más ruido!

      A los que comentan los soporto un poco mejor. Por suerte no soy 100% amargado jaja Lo parezco, pero creo ser juicioso.

      Luces, cámara, un abrazo psicológico!

      Eliminar
  9. Puedo tolerar a la gente comiendo al principio de la película, luego de un rato suelen parar ya que se terminan el paquete o cubo o lata.... Eso si, no soporto la gente que comenta cada escena que estan mirando....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente, yo soporto un poco mejor a los comentaristas que a los comensales de cine. De hecho, me ha tocado que a veces no entiendo muy bien algo de lo que veo, y más de alguien que comentó la escena con otro, me lo ha explicado sin proponérselo jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Lo que me molesta de ir al cine es la luz de los celulares. Hay gente que no puede vivir sin ellos.

    Otro saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están enfermos. Es como estar consumiendo droga dentro del cine.

      Otro abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. ¡Vaya tela con esta clientela! je,je,je
    Soy de las que prefieren ir al cine en días de diario y que no coincidan con el día del espectador ¡claro!
    Tampoco soporto, Julio David, a toda esa "chusma" de gente maleducada que no sabe comportarse en los sitios públicos.

    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco las soporto. Les falta puro cortarse las uñas de las patas, para terminar de darle esa intimidad incómoda a la sala de cine.

      Un abrazo autodidáctico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

Burka

La prisionera

La oveja negra

El rey del drama

Cucarachas

El mejor amigo

El juez New Age

Rutina en la rutina

¡Ay, amor!