Ciertos anclajes

HA LLORADO mucho, gran parte de su vida, por lo que ahora no deja de hacerlo ni aun cuando su sueño de ver por fin realizados a sus hijos, su casa mejorada, de ver a su familia junta, pudiera brindarle la mayor de las felicidades.

-Entonces mamá, ¿por qué sufre?
-Qué bonito está el día, a pesar de que amaneció nublado. Y considerando que estamos en pleno invierno, hoy parece primavera. ¿Cuánto más crees que va a durar este buen clima?
-Mamá, me preocupa más usted. Dígame, por favor, ¿por qué está llorando?
-No lo sé hijo, no lo sé.

Comentarios

  1. Será que le ha costado tanto llegar a estar tranquila, que no se lo cree.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La felicidad o el sosiego, parece ficción para algunos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Es una lástima cuando alguien no puede deshacerse del sufrimiento porque ya lo ha convertido en costumbre. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es precisamente uno de los títulos que barajaba para este texto: "Lo ha convertido en costumbre".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. El sufrir de forma continua es una enfermedad que pocos saben diagnosticar, de ahí a una depresión solo hay un paso. Tu protagonista sufre como mal crónico y así lo tiene asumido.
    Besos Julio David.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo lleva tan integrado en su sistema, que ya no sabe ni cómo justificarlo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Lo bueno que hay lágrimas de felicidad también. Yo soy de los de lágrima fácil, pocas veces por algo triste. Me emociono y ya está mi ojo izquierdo fastidiándome.
    Abrazo Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y ahora que lo pienso, ¿cuándo fue la última vez que yo lloré?...

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Lágrimas por la emoción de no tener que llorar de tristeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que todos queremos creer, señor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Se dice que llorar alivia, que es bueno, pero no sé yo si llorar sin saber por qué se llora sea terapéutico. Dicen que las mujeres son más proclives a la melancolía y al llanto. Quizá es que son más sensibles a todo, a lo bueno y a lo malo.
    Yo, a medida que envejezco, me voy volviendo más llorón. ¿Será eso bueno o un síntoma de chochez?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sea cual sea la razón, déjame confesarte que con el paso del tiempo yo también me he vuelto más delicado en ciertos temas. Pero de puro vergonzoso, no los voy a confesar ahora jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Espero que se le terminen las ganas de llorar algún día, es como si no se creyera estar teniendo por fin buena suerte. ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, la buena suerte, para algunos, parece un sorteo, o sea, parece algo que nadie se lo ha ganado por merito propio. A mí cuando me va bien me cuesta creerlo, por ejemplo jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Yo creo que tiene la menopausia, las mujeres somos unas mártires de las hormonas toda la vida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La menopausia era lo último que tenía en cuenta para explicar las razones del llanto de esta mujer, pero gracias por iluminarme jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Hay quienes no se permiten la felicidad. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto! Que serán, masoquistas o qué?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Guau, un texto impresionante... Pleno de emociones, amigo

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido por tu comentario, Ildefonso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Quizás llora por lo que vendrá.... el futuro es el mismo para todos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ataúd, gusanos, y un inacabable olvido.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Supongo que hay conductas repetidas que crean hábito, pero deberíamos aprender a sacudírnoslas, especialmente si resultan tan nocivas para nosotros como llorar. Nadie es permanentemente infeliz, ni tampoco feliz.

    Un micro descorazonador. Si tu prota sigue así tendremos que acercarnos a leerte en canoa :D

    Un abrazo de finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja pues fíjate que también voy a necesitar canoa para otra cosa, y es para salir a la calle: es de locos la lluvia que ha caído, y cae, en Santiago. Así que mato dos pájaros de un tiro.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. El miedo a perder lo alcanzado impide a muchos disfrutar de la frágil belleza del instante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es a veces tan frágil la belleza del instante, que se deshace.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. No todo llanto encuentra su porqué...

    Un abrazo, Julio David.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo (psicológico) para ti, zarzamora.

      Eliminar
  15. ¿Será la culpabilidad de una cultura judeo-cristiana, que nos dice que hemos venido a este mundo a sufrir...?

    Lo mejor es ser un pelín cínico y decirte a tí mismo que no te preocupes por tanta felicidad que al final también se acaba.

    Me gustó ese retrato maternal, Julio David, y es que las madres sufrimos por todo... lloramos de alegría y de felicidad... Somos así.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es innegable que esta cultura religiosa nos hace sentir culpables hasta por el hecho de estar vivos... De ahí en más, todo deviene en desastres y más culpas.

      Pero esta historia tiene más de lo segundo que mencionas; eso de preocuparse en demasía por la felicidad que se experimenta, a sabiendas de que acabará algún día de alguna manera.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario