Lecciones cotidianas

EL RESPETADO hombre gris de la gran maleta era un ser complejo. Prefería cruzar la avenida innecesariamente cada mañana camino a su trabajo, con tal de evitar encontrarse con un mendigo. Le incomodaba el tener que pasar a su lado sabiendo que no le daría ni la más irrisoria de las limosnas. Y como la apariencia lo es todo, antes de quedar como egoísta optaba darse la molestia de cambiar de rumbo. Qué ridículo. Cuando le comentaron que aquel mendigo era ciego, no hizo más que llorar. Lo supo poco después de que lo atropellaran cuando cruzó la avenida innecesariamente.

Comentarios

  1. Wow, qué duro. Desgraciadamente un reflejo perfecto de la sociedad actual. Tan hipócrita.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cada uno recibiera lo que merece, sería justo pero sería un caos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Se tomó demasiadas molestias nada más que por no pasar delante del mendigo y sentirse interrogado por su condición.
    El Karma actúa tarde o temprano.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No somos castigados ni bendecidos por la providencia, sino que por nosotros mismos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Me has hecho soltar la carcajada. Una de esas carcajadas que cargan un poco de dolor.
    Qué gran escrito julio.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, Gildardo. Si le contaran esta historia al mendigo, también se cagaría de la risa.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Qué duro, una lección aprendida muy por las malas. Quizás, con un poco de suerte, no la olvide jamás...

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Difícil que la olvide. Por algo quedó vivo y no murió: le servirá para madurar esta experiencia el resto de sus días.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Ironías del destino!
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciosamente crueles, como suelen ser.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. La vida es así de dura y cruel a veces :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Usted lo ha dicho, señor.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Qué absurdo, como muchas de las cosas que se hacen por el qué dirán.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida la vivimos más por inercia y protocolo, como un tramite, más que por motivación y asombro, como un milagro.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. A eso lo llamo yo, inconsciencia total y al susodicho "respetable" hombre, mejor le quedaría el "título" de bellaco. Ya ves las contradicciones del qué dirán.
    Un abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, que le queda mucho tiempo por delante para darse de latigazos cada vez que recuerde el papelón que hizo.

      Un abrazo didáctico.

      Eliminar
  9. ¿Lloró por no haberle dado a un ciego o por haberse tomado tantas molestias sin necesidad?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ambas. Por eso el dolor fue doble y la estupidez infinita.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Revelador relato de la hipocresía de algunos seres. Apariencias!! pareciera que es lo único que lo conmueve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando confundimos el ego con la autoestima, es fácil suponer que todo se trata de apariencias.

      Gracias por comentar. Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. La ceguera del mendigo no hizo más que le resultara inútil el rodeo que hacía para evitarlo pero no por ello era menos lastimosa su actitud. De haber sabido que aquel hombre era invidente ¿le hubiera dado una limosna?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena pregunta, y la verdad es que no sé. Cuando vemos a un invidente pedir limosna, generalmente miramos para otro lado haciéndonos los ciegos a su vez.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Llora por sí mismo. Maldice su suerte y piensa que podría haber pasado sin darle nada y sin que se juzgara su apariencia. Una persona completamente carente de empatía. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A tipos así, carentes de empatía, les tiene que pasar algo grave que los afecte directamente, para abrir el corazón al mundo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Las moralejas de la vida, el tipo era tan insensible que cruzaba por otro lado para no pasar cerca de él, y luego le atropellan. Una ración de karma en toda regla. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso no hay que actuar guiados por la estupidez, porque no nos damos ni cuenta cuando se nos vuelve costumbre.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Ironías de la vida, evitarlo por no darle una limosna y cuánta gente pasa por al lado de un pobre que pide y miran para el otro lado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, es lo mismo que le comenté a Josep: "Cuando vemos a un invidente pedir limosna, generalmente miramos para otro lado haciéndonos los ciegos a su vez".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Hoy me reconozco cruel, así que no escondo la sonrisa.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribí la historia con una, también. Así que te entiendo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Es el tipo de personas que solo saben de yo, yo, yo, mi, me, conmigo.
    Se lo tiene merecido, por egocéntrico y egoista.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que hacerles pagar a las personas así de egoístas, aunque solo sea en la ficción y la satisfacción sea imaginaria.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Qué pena llorar cuando ya no puedes hacer nada para cambiar las cosas.
    Un micro genial.
    Mil besos, Julio David

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el llanto es como el sello a la confirmación de que ya no hay vuelta atrás.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Hola Julio.

    Lecciones cotidianas y nunca mejor dicho. Y no tanto por el cruce de avenidas, que también, sino por el hecho de que cada vez hay más personas con la mano extendida... Y no sé si hay capacidad de tanta dádiva.

    Un placer poder comentarte libre de formalismos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces desconfío de la generosidad de las personas: no sé si lo hacen desinteresadamente, o porque buscan el aplauso y que el "universo les retribuya el doble": o sea, con una segunda intención.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. Hola Julio David, a través del blog de Chelo he llegado aquí y me gusta, así que con tu permiso me quedo y te invito a pasar por el mío si te apetece. Corto relato pero muy intenso ¡cuanta ingratitud hay repartida por esa esfera que llamamos mundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi blog hay más espacio que en el arca de Noé: todos son bienvenidos y todos caben. Y a diferencia de esa historia, mi recibimiento y gratitud es real y no mitológico.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. La vida a veces te devuelve lo que haces. Es cada vez mas habitual lo que expresas en tu relato…Cuando a veces el ciego somos nosotros…

    Un cálido saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta llamarlo karma, pero no en el sentido "mágico" de la palabra, sino que en el sentido de que si actúas como estúpido te pasarán cosas estúpidas. Es pura y dura consecuencia.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. Un buen micro con moraleja, en castizo diriámos que "a todo los cerdos les llega su San Martín" pero...de alguna manera nos incomoda tanta misería...

    Me muevo a pie casi siempre, y puedo constatar que cada vez hay más mendigos en las calles, reconozco que me gustaría darles algo a cada uno de ellos, sin juzgar si se lo gastan en vino o en bocadillos, pero mi economía de guerra sólo me permite elegir, y elijo, sintiéndome mal por el resto.

    También es importante, además de la moneda, una sonrisa, que sientan que no son invisibles.

    Me alegro de poder comentar, me iré poniendo al día de los cuentos atrasados.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También considero absurdo que la persona que le da limosna a un mendigo, se crea con el derecho de decirle en qué gastarse esa plata. Si el mendigo está ahorrando para comprarse vino, es su decisión. Muchas personas lo tienen todo, y aún así son alcohólicas... ¿por qué el que vive en la indigencia tendría que ser (o se le exige ser) más noble?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  22. A algunos le molestan los mendigos, pero no saben que muchos de ellos antes eran personas como él .
    Una historia breve pero concisa .Con pocas palabras has dicho mucho.
    Besos
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además uno nunca sabe si acabará también en la indigencia. No por rezarle más a Dios, o ser una buena persona, se está libre y bendecido para toda la vida. Imagina cuántos mendigos también son creyentes y buenas personas, y ya los ves, abandonados y en la miseria.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario