Las jirafas

-AMOR, ¿en qué estás pensando?
-En las jirafas.
-¿De verdad?
-Sí, pienso que con ese cuello tan largo que tienen, deben ser animales muy juiciosos: con el corazón y la cabeza tan distantes, no alcanzan a enredar los sentimientos con la razón. En cambio en nosotros, las ideas del corazón y la cabeza se sobreponen, y a veces no sabes lo que es real y no, lo que es posible y no.
-¿Por qué dirán que el corazón piensa, cuándo no es así?
-Porque no somos jirafas. Para mí el corazón piensa, y él piensa que tú estás conmigo, ahora.

Comentarios

  1. Para mí, también piensa más el corazón que la cabeza.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas veces el corazón es un dictador cuando se trata de tomar decisiones.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Qué lindo.
    Ah qué las jirafas, deben tener buenos juicios, eso seguro.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La jirafa debiese ser el rey de la selva.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Dicen que en las distancias desde las alturas, las reflexiones son más juiciosas, será por eso que tengo poco criterio :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno se siente atrapado en su propia realidad, asfixiado, sin salida, hay que imaginarse volando. Es un buen contrapeso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Hay ensoñaciones de las que no se quiere despertar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no lo hagas. Yo te aviso cuando amanezca.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Nunca se me habia ocurrido lo que dices,pero la verdad es que te doy toda la razón. Este es un micro de los que seguro no se me olvidan. Me ha encantado tu reflexión.
    Un beaico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste y te lleves este microrrelato a donde vayas. Ahora seremos compañeros de viaje.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. El corazón manda queramos o no. La razón es fría y distante.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El arte del buen vivir es saber conjugar, con armonía, razón y corazón.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Solo una palabra sobre este micro, Julio David; maravilloso.
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y solo una palabra sobre tu comentario: gracias.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Si el corazón hace lo que la mente no razona. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando hay que entrenar al corazón para que entienda de razones, pero con palabras suaves, que es sensible.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Qué sabio eres, corazón. Y con este corazón me refiero a Julio David. Cuán difícil resulta discernir en ocasiones entre corazón y mente, doy fe. Para mí la delantera al corazón la está tomando el plexo solar: aquí se sienten cosas que desde siempre se atribuían al corazón, y mira, no.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tanto piropo me sonrojas de entrada y me cohíbo jaja.

      Creo que cuando andamos muy calientes, pensamos con el plexo solar. Y es rico.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. En contra de su juicio tienen que poseen una cabeza bastante pequeña. Lo que no sé cómo es el tamaño de su corazón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acorde a wikipedia, el corazón les pesa entre 10 a 12 kg, y mide alrededor de 60 cm de largo. Lo impactante es conocer u/o imaginar la presión sanguínea que ejerce. Es enorme.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Buen observador y mejor filósofo.
    Me ha encantado esta reflexión a modo de microrelato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, Josep, de filósofo tengo lo de rubio. Ah, verdad que soy un oso de peluche. No he dicho nada jaja

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Hay ocasiones en que uno debería ser jirafa, pero no siempre. Hay decisiones que es mejor tomarlas con el corazón.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, hay áreas de nuestra vida que solo se entienden (o se llevan mejor) con el corazón.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Precioso, Julio David.
    Creo que todos tenemos algún momento en el que nos gustaría ser jirafa y no dejarnos llevar tanto por el corazón :)
    Un micro delicioso.
    Mil besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez los filósofos reencarnan en jirafas. Y otro punto en común: jirafas y filósofos son escasos y están en peligro de extinción.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Una preciosidad de texto... sin duda las jirafas son más juiciosas que nosotros gracias a la distancia entre el cerebro y el corazón. Nosotros, en cambio... buf. ¡Menuda chapuza de diseño! ¡Quién pudiera ser jirafa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monesvol nos debe una explicación, y nos la debe ahora!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. En nosotros, por desgracia, la cabeza suele acabar ganando.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando hay que entrenar a la cabeza para que entienda de pasiones, pero con palabras suaves, que tiene un ego sensible.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Que ligero y delicioso relato. Me ha gustado mucho.

    Las jirafas no emiten sonidos, quizá sus pensamientos bajen a airearse por el cuello silenciosos antes de ser ejecutados.

    La cabeza razona y el corazón tiene siempre la última palabra, en mi caso.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También hay que airear a la cabeza de pensar y calcular y sopesar tanto, y dejarle las riendas al corazón: a ver con qué nos sorprende cuando está al mando.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  17. Un interesante razonamiento acerca de las jirafas, ya lo creo. Yo creo que hay momentos para pensar con la cabeza y otros para pensar con el corazón; lo difícil es saber cuál es cuál :))

    Interesante micro, tocayo!!

    Un abrazo de casi-finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para saber dirimir entre cabeza y corazón, quizás habría que escuchar más seguido a nuestra intuición.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  18. Dicen que las mujeres piensan más con el corazón que con la cabeza y los hombres al revés, ¿Será?

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, yo veo que los hombres somos muy pasionales: los crímenes, los fanáticos del fútbol y la religión, las guerras, etc... los hombres destacamos en muchas estupideces impetuosas más guiados por el corazón que el intelecto. Creo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  19. El corazón engaña a veces, eso es cierto.
    Pero la cabeza a pesar de ver solo lo objetivo se pierde esas líneas que como un vaporoso sueño sabemos que existen.
    Me ha encantado tu cuento, aunque vengo leyéndote desde hace un tiempo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Gracias por hacerte visible. Es todo una dicha (que me ayuda para combatir en algo la pequeña melancolía típica de domingo), saber que tengo otra lectora regular más.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  20. A golpe caliente el corazón manda, por suerte el tiempo nos enfría y hace que razonemos.
    Muy bueno Julio David.
    Un abrazo, ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, el tiempo nos enfría... Pero a veces el arrepentimiento por no haber actuado, sin miedo, acorde a lo que el corazón nos dictaba, nos vuelve a calentar y dos veces más!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  21. Seré yo una jirafa? Ay, julio David, Qué dilema...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Mercedes, no me pongas entre la espada y la pared, que no sé qué responderte.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  22. Una buena explicación a esa batalla entre la subjetividad y la objetividad, corazón y cerebro, pero me temo que siempre ganará el corazón por muy distante que estén. El método científico como razonamiento está vetado para andar por la vida.

    Saludos Calados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gente guarda esperanza en que si hay una disputa entre cabeza y corazón, gane el corazón. Tenemos una predisposición a que eso pase, queremos que pase, porque sabemos que a la hora de la verdad, hay más probabilidades de que gane la cabeza.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  23. Para no reincidir en lo mismo y que ya ha quedado muy bien explicado, me permito salir por peteneras ...je,je,je y arrojar el balón fuera del campo.
    Se me ha ocurrido que las jirafas podrían simbolizar la balanza y si pudiesen hablar quizás nos asombraríamos porque serían unos jueces perfectos ¿verdad?...
    No me hagas mucho caso, porque lo que intenté es sacarte una sonrisa.

    Un abrazo didáctico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja te entiendo, todo lo que se ha podido decir sobre este microrrelato, ya se ha dicho hasta el cansancio: la eterna disputa entre razón y corazón... Disputa que podría darle fin una jirafa cualquiera, aunque se comunique por lenguaje de señas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario