El gran contexto

UNA tarde de domingo, en casa, mirando por la ventana las luces recién encendidas de una calle sin transeúntes; calle que parece conducir a ningún lado en un barrio gélido y silencioso. A veces, en alguna parte, unos ladridos. El mundo parece multiplicarse en plazas abandonadas, portones y puertas: todas cerradas. Y más allá, sistemas y galaxias: un universo infinito en permanente expansión, el que no alberga más vida que este ínfimo y perdido planeta de cementerios y páramos, en donde una mujer (una tarde de domingo, en casa, mirando por la ventana), no quiere aceptar que se siente sola.

Comentarios

  1. La soledad en el universo más allá de puertas y ventanas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanta soledad en el mundo y en el universo, y aún así no nos gusta admitir que nos sentimos solos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Imagino ese universo que tan bien describes, esas tardes de domingo en apariencia plácidas y con pequeño micromundos agitados detrás de las ventanas.

    Esas mismas calles podrían estar llenas de bullicio y esa mujer seguiría sintiéndose sola.

    Porque no es lo mismo estar sola que sentirse sola.

    Necesito la soledad a ratos. La añoro a veces.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta donde se sabe, en el universo estamos solos, y en este mundo nos sentimos solos. Pero nos da miedo aceptar que estamos solos en el universo, y nos da pudor aceptar que nos sentimos solos en el mundo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Buenísimo Julio. Me ha gustado mucho. Ahora es tan común tratar de disfrazar la soledad.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y al final se paga cara esa hipocresía: la gente nos cree autosuficientes, y más solos nos hacen sentir.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Los supuestos acompañantes de los terrícolas deben saberse el refrán de que "más vale estar solos que mal acompañados" y ponen tierra de por medio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese refrán va a cobrar mucho sentido si es que los extraterrestres vienen con intenciones hostiles (o si es que ya están entre nosotros, quién sabe).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. La sensación de pequeñez al contemplar el firmamento y la madre naturaleza es inevitable. Peor aun es sentirse solo en medio de una jungla de asfalto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón! Y en el fondo, esta es una historia simple: dado el contexto, se le dan todas las condiciones para sentirse sola, pero ella se niega a aceptarlo (por alguna razón).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Muy bueno. Y cuánto más grande la ciudad mayor la soledad. De todos modos, seguro que no estamos solos en el Universo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay una paradoja interesante, es la paradoja de fermi. Dice que las probabilidades de que haya vida extraterrestre son tan altas, como la nula evidencia que tenemos de ella.

      A veces creo que estamos solos, y a veces no.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Personalmente dejé de preguntarme si había vida en otros planetas, el día que corroboré lo lleno que está de gentuza, y que de no haber llegado hasta aquí, era porque debía haber gente inteligente en otros planetas...

    Saludos, Julio David.

    Gracias por pasarte e invitarme a leerte. Volveré si me dejas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, puede ser que comentar en un blog, sea de cierta manera "invitar" a que sigan la huella del tuyo.

      ¿Y si los seres humanos somos, quizás, los únicos que hemos podido desarrollar tecnología espacial, y las otras formas de vida en el universo no? En tal caso, aunque parezca un chiste, nos podríamos considerar más inteligentes. Creo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. La soledad nos abrazará a todos.
    Seguro.

    Ahora le ha tocado a ella... después a los demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la soledad, el dolor y la carencia, parecen ser cosas que le sobran a este mundo. Se reparte, se contagia, se promueve.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Genial, Julio David, me encanta como has enmarcado su soledad, entre un enorme cosmos... Indudablemente nos hablas de una soledad también muy grande...
    BEsos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La soledad lo trasciende todo: la solitaria protagonista de esta historia fue creada por mí, un escritor igual de solitario.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. La soledad, lo he descubierto últimamente, no entiende de razones. Es un sentimiento que se mete en los huesos para hacernos palidecer las ganas de vivir y que encuentra siempre un argumento que respalde la sensación de ser pequeños y estar solos...

    Un micro interesante, transmite muy bien la apabullante sensación de soledad de la protagonista.

    Un abrazo en compañía, compañero!! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa soledad que te imponen, que no buscas, ese tipo de soledad que viene antecedida por un abandono, es de las peores.

      Un abrazo en caravana, tocaya.

      Eliminar
  11. El tema de la soledad cuando es querida y buscada, como los hijos, se valora y agradece, pero en cambio cuando es forzada, tiene un sentido opuesto, lo cual resulta demasiado estresante y demoledor para quien la padece.

    Me encantó leerte Julio David y ahora paso a compartir la publicación.

    Abrazo didáctico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero queda un consuelo, lo dijo Garcia Lorca: "La soledad es la gran talladora del espíritu". En eso sí creo.

      Gracias por compartir el texto, profe.

      Un abrazo autodidáctico.

      Eliminar
  12. Has descrito la soledad más cruda, pues está rodeada por el universo. Muy buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, mariaÉ. Generalmente me visitas y me comentas, me siento en deuda contigo jaja Dame la dirección tu blog para conocer tu morada.

      Eliminar
  13. Las soledades acompañadas digo yo. Sentados uno al lado del otro, tan solos.


    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Peor es estar acompañad@ y seguir sintiéndose sol@?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. La soledad, cuando nos viene impuesta, es terrible... Pura desolación, amigo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente. Y resignación.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Muchas veces elijo estar sola y lo disfruto; mi soledad puede resultar muy creativa y satisfactoria, tanto que incluso puede terminar convirtiéndose en adicción.
    Sin embargo y por el contrario, me encanta estar con gente, con la gente con la que me encuentro a gusto y tener charlas interminables repletas de risas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que estés a gusto con tu soledad. Cultivala si sabes que te resultará provechosa.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Un inmenso mundo para una sola ventana.
    Ufff... se palpa ese desamparo.

    Muy bueno Julio David.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto