Triste historia del artista incomprendido

"LO REPITO: apenas se vaya tu abuela, el cuadro se va a la basura". "Qué mala compra: cero noción del buen gusto". "Y está tan bien dibujado, que más atemorizan sus facciones". "Y entre más lo miro, más me atemoriza". "Las visitas opinan lo mismo". "A muchos aterra porque...". De pronto el cuadro comienza a temblar, y seguidamente el payaso sale expulsado por el marco como quien salta por una ventana, cayendo del otro lado aparatosamente. "Disculpen. No es mi intención asustarlos, así que mejor me voy".

Ni eso le resulta: se aleja por el pasillo dejando atrás dos infartos.

Comentarios

  1. Susto de muerte, nunca mejor dicho.
    Y entre dicho queda el buen gusto de la abuela.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para qué adornar la casa con pinturas o fotografías de un payaso? Porque es ameno? Porque da risa? Qué satisface? Que un psiquiatra me lo explique.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Y es que en ocasiones percibe más quien menos ve.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso lo esencial es casi-casi invisible a los ojos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Stephen King ya nos lo advirtió; mucho cuidado con los payasos.
    La vida común nos lo recuerda a cada paso ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los humanos somos tan temerosos de todo, que casi no sorprende que la coulrofobia sea uno de nuestros tantos terrores más.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Y es que las cosas también tienen su corazoncito.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque venga en la forma de un ser intimidante. Especialmente en ellos, quizás.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. A mí el payaso no me hubiera infartado, pobre. Los infartos me vienen cuando voy a casas de ricos y veo cuadros blancos, pero blancos como la nieve, o azules como el cielo, sin más, por los que han pagado un dineral.
    Ese "arte" es el que a mí me infarta.
    De todos modos, ese cuadro del payaso no lo pierdas... se me ocurren ideas para castigar a algunos...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón. Al parecer lo excepcional y extravagante brinda estatus social e intelectual al poseedor de tal o cual obra de arte, a riesgo de lucir ridículo y estafado en sus pretensiones.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. wou!
    insisto mucho mejor que un episodio de "La dimensión desconocida"

    saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja O "La otra cara del Espejo", su versión chilensis.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
    2. años que no recodaba esa serie
      era una serie o no?

      Eliminar
    3. Sí, la daban por el Mega los domingo en la noche.

      Eliminar
  7. jajajjaa pues yo pinte un cuadro que tilíla en movimiento segín se mire. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! Aunque sea el brillo en la mirada de un payaso...

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. El payaso asesino ataca de nuevo...

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue sin querer-queriendo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. A mi los payasos no me dan miedo (excepto el tuyo) pero sí un poco de grima, jeje.
    Un beso, Julio D., un micro genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo... Qué mala reputación se han ganado de la nada estos nobles seres.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Parece que el sentido del humor y las cosas que producen risa no son las mismas para todo el mundo. Quizá fuera conveniente que el payaso revisara su repertorio :P

    Muy ocurrente, como siempre.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja oohh qué macabra puesta en escena.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Lo importante es dejar sensaciones, aunque sean buenas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y éstas no lo son.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Vale, decidido: no quiero ese cuadro. Por la puerta de mi casa no entra, eso seguro. Los payasos en el circo, ese es su sitio y a mí no me gustan las visitas inesperadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos este payaso se dio cuenta de eso: de que no es bienvenido en esa casa. Habría que agradecerle en vez de morir de susto.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  13. Los payasos fuera de su ambiente son sospechosos la gente los mira mal. La verdad es que ese no es sitio para un payaso,por eso decidió salir por piernas y el resultado trastornó a la concurrencia.
    Un abrazo Julio David
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien arquera, diste en el corazón del texto!

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  14. Nunca he entendido porque hay gente a quienes les atemorizan los payasos, pobrecitos. Y, además, éste es especialmente considerado.
    UN relato simpático y muy original.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo curioso, es que muchos niños les temen. Es raro, porque supuestamente ellos, los niños, no están contaminados e influenciados con ese prejuicio social. Entonces hay algo inherente en los payasos, o no?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  15. Como para no dejar infartos a su paso... A mí me pasa eso y me dan los siete males. Jajajaja.

    Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quedaría hablando en chino mandarín, de lo puro nervioso que me pondría.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  16. Eso es que estaba yo allí, porque si estoy, seguro me infarto! jajaja Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por intentar hacer un bien, resultó todo peor. Esto podría acrecentar la idea de que los payasos provocan males aun cuando no se los propongan. Es como un karma.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario