Loco por los votos

EL CANDIDATO llamó a la puerta buscando mi voto... Qué manera de prostituirse. Todo por el poder y luego qué ¿servir al pueblo o servirse del pueblo?

-¡Señor, le juro por esta Biblia -me la mostró- que soy diferente!
-No empiece con la verborrea que no me engaña. Lo he visto en la tele: se maneja con la misma frialdad que un psicópata para seducir ingenuos. No tendré educación, pero tampoco soy imbécil.
-¡Se equivoca! Póngame a prueba, haría cualquier cosa.

Hoy son las elecciones, pero este cabrón no se va hasta que no termine de sacarle brillo al piso.

Comentarios

  1. Jajajajajaja

    Pues ojo, a mi me vienen a limpiar la casa cualquiera de los candidatos y le doy mi voto. Al menos algo habrán hecho por mi, no como el resto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O mejor todavía ¡que me compren el voto! ¿O es muy de mafioso hacer esto? Mejor que no, me terminaría convirtiendo en uno de ellos.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Un aprovechamiento sensato de una circunstancia irrepetible :)
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Y para extender el aprovechamiento, solo faltaría montar un circo alrededor de este político para recalcar todavía más lo muy ridículo que se ve.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. ¡Si señor! eso es trabajar para el pueblo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venganza ciudadana se podría haber llamado también este microrrelato.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Tras leer este micro, uno se queda muy a gusto por esa pequeña venganza... Ojalá todos tuviéramos esa suerte de poder poner a trabajar a nuestro antojo a uno de ellos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos también se burlan de nosotros, por tanto esta sería mi pequeña e inocente venganza literaria. Ojo por ojo, le llaman.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Buenísimo.
    Julio David, te he visto en varios blogs, vengo del de Holden ahora y me he dicho: voy a visitarle. Me ha encantado este relato. Me quedo con tu permiso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he dicho que mi blog es como el metro en horario matutino: no importa la mucha gente que haya, siempre habrá lugar para alguien más si nos sabemos acomodar.

      Espero verte seguido.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Además de brillo al piso puedes sacar algún premio por ser el primero en conseguir hacer currar a un político.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Iré preparando un discurso por si se me premia con el Nobel. Y por ser un caso excepcional, al político lo donamos a un museo para que sea inmortalizado para las generaciones venideras.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Hacer sacar brillo al piso por un voto no lo hace cualquiera, jajjajja muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el populismo no conoce de pudores.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Jajajaja, qué bueno, eso si que es que los políticos vivan para el pueblo. Me ha encantado, que no se vaya de tu casa hasta que quede como una patena, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja sí, va a quedar tan brillante que quizás encuentre su verdadera vocación y se dedique a un trabajo honrado, tal como el servicio de limpieza a domicilio o algo así.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Nuestra reprimida y utópica valentía ciudadana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más reprimida que utópica, diría yo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario