Un secreto a voces

CITÓ a su gabinete a la décima reunión de urgencia: uno de esos pocos encuentros en que el dictador no hace gala de sus dotes de monologuista, para fomentar distintas opiniones. Claro, como buen narcisista, todas estas ancladas al problema que lo aqueja desde que la crisis desestabilizó el país. También había brujos, filósofos y el doble de científicos. Y él ahí, al medio, viéndose ridículo con su gorro de apicultor, esperando una respuesta. Mas por miedo a la horca, nuevamente nadie se atrevió a decirle que esas moscas que le rodean es porque tiene la cabeza llena de mierda.

Comentarios

  1. ¡Qué bueno! Este no tiene desperdicio, debería aparecer en un priódico o algo así. En serio lo digo, ¿cuántas desgracias no se habrían evitado diciendo la verdad aunque no guste oirla?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es por eso que le dedicaré y le enviaré este microrrelato a Bashar al-Asad. Será mi regalo de navidad.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Lo del rey está desnudo, bien actualizado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que este dictador procede de ese linaje real. No solo el poder se hereda, la estupidez también.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Es como "el traje nuevo del emperador" pero en plan escatológico... lo malo es que este secreto a voces viene siendo más habitual de lo que debería ¿no?
    Me ha encantado. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El silencio no solo nos vuelve cómplices de la maldad, sino también sus aliados. Pero por miedo a la horca...

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. No le arriendo las ganancias cuando todos se retiren y se enfrente a la soledad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no podrá siquiera ocultarse y perderse entre la multitud, ya que las moscas le distinguen.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Se puede ser cómplice de múltiples formas. Muy bueno, Julio David.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Estupendo relato, Julio y muy apropiado para Bashar al-Asad, pero no te creas que hay otros candidatos a los que se lo podrías enviar también.

    No diré nombres, que estamos en Navidad.

    Pásalo cine estas fiestas o como más te guste, Julio.

    Ah, y gracias por el cuento que me recomendaste, la verdad es que lo había olvidado, aunque su esencia es el lema de mi agitada vida.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay un sin fin de candidatos, cada uno más acéfalo que el anterior. Y siempre se las arreglan para sorprendernos con su antiquísima brutalidad.

      Tú también pásalo ¿cine? jaja

      Felices fiestas.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Genial micro, Julio. Estoy segura de que Bashar al-Asad sabrá apreciarlo en su justa medida y te deseará lo peor. Porque los necios, como los narcisistas, no aceptan una verdad como respuesta ;)
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No la aceptan y la combaten. Por eso se vuelven neuróticos (a su manera, uno también hace lo mismo).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Tan real como la misma vida, amigo..

    Magnifico texto

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Otro abrazo para ti, aunque sea uno psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El círculo de la violencia

¡Feliz cumpleaños!

Branco

El mejor amigo

Rutina en la rutina

Amor a primera vista (toda una vida)

Carta desde el futuro: cambio climático (4)

¡Ay, amor!

Por mejor

Mientras tanto