miércoles, 18 de noviembre de 2015

Una solución fantástica que tampoco resultó

VENCIDO, el Estado Islámico abandona las entrañas lluviosas de un bosque ya cercado. Aún sin municiones, el ímpetu ideológico por expandir el califato -que prepara la llegada del juicio final- los trastornó tanto, que cargaban palos y cuchillos en un último intento por prevalecer su convicción.

Con nuestros tanques apuntándolos, un ovni se interpone al aterrizar entre los cuerpos regados por Dabiq. Un hombrecillo se asoma: "¡Paren, locos de mierda! Yihadistas, su epopeya es inútil: Dios no existe. Y aliados, no más tecnología mientras sea para la dominación mundial".

No sé de qué bando salió la piedra que lo derribó.

16 comentarios:

  1. Sería lo mejor, acabar con una pedrada esta tontería.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Los aliados también hicieron burradas en nombre del suyo; lo que evidentemente no es excusa, ni para las de antes, ni para las de ahora. Si dios existiera —el que fuera de los dos— estaría acojonao el pobre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si dios existe pero nos conlleva tantos problemas creer en él, es mejor hacer de cuenta que no existe y ahorrarnos los problemas que conlleva creer en él.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Estaba claro que el hombrecillo no tendría un buen final con semejantes afirmaciones jajajajaa.

    Muy bueno, el argumento inicial me puso instintivamente en tensión y el final me hizo reir :))

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, se confió el pobre... Pero las ganas porque haya una intervención alienígena que resuelva nuestros conflictos, sigue estando intacta. Aunque si lo hacen, quizás luego nos controlarían en todo porque asumirían que somos incapaces de hacer las cosas bien en todo ámbito de la vida.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. las guerras
    las pelea
    s para ver quien es el mejor
    quien tiene la mejor religion
    no llevan nada mas que a la masacre de un mundo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Y lo más descorazonador de todo, es que no hay nada nuevo bajo el sol. Desde hace siglos que viene siendo así. Cambia la forma pero no el contenido. Cambian los tiempos pero no el ser humano.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. Se agradece un poco de aire fresco teñido de surrealismo; Julio, después de tantas declaraciones pomposas. Por un lado el buenismo, por el otro el matonismo, sin contar la cantidad de tonterías de enmedio.

    Y al pobre extraterrestre, podría ser yo, el único lúcido de esta historia lo silencian, porque parece que los hombres de todos los bandos siguen necesitando inventarse Dioses y futuros Paraísos antes que enfrentarse a que son mortales.

    Vivimos-morimos... y ya.

    Deberíamos aprovechar mejor la primera parte.

    Aunque no soy de las que tengo verdades absolutas, me pasa como a Benedetti:
    "Yo no sé si Dios existe, pero si existe, sé que no le va a molestar mi duda"

    Un beso,

    ResponderEliminar
  6. Buenisima cita de Benedetti. Creo que es precisamente esa humildad intelectual la que les falta a los "agentes del apocalipsis", que andan propiciando guerras para agrado de su dios (dios del cual no dudan su existencia, porque el libro que han hecho sagrado les ordena a no dudar).

    Los extraterrestres somos nosotros, al no saber como encajar (o al querer aislarnos) de este mundo donde ser desalmado es la regla para relacionarse.

    Muy completo tu comentario, Tesa. Un agrado.

    Un abrazo psicológico.

    ResponderEliminar
  7. Siempre hubo luchas en nombre de la religión, pero ahora en pleno siglo XXI no tienen razón de ser,
    Tu relato tan surrealista nos brinda un grado de frescor ante esta barbarie, me encanta el final cuando dices que "no se sabe de que bando salió la piedra " ¡ es genial !.
    Saludos Julio.
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios, como cualquier otra idea, es una pasión que los seres humanos llevamos al extremo; tal como llevamos al extremo el amor, el arte, la política, etc. Creo que siempre habrá fanáticos religiosos, mientras haya seres humanos apasionados. Y como no podemos dejar de ser apasionados, dios siempre nos dará problemas. Creo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Me ha encantado, no te quepa duda la piedra la lanzaron desde ambos bandos, ¿cómo renunciar a una buena guerra?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras los aliados no se pongan de acuerdo en cómo acabar con el Estado Islámico, éste mientras tanto se expande. (Espero que en poco tiempo más mi comentario esté obsoleto).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. Ojala fuera tan fácil acabar con todo esto. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antes por último rezaba, pero ahora ni eso.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar