Soledad en retroceso

ENTRE mis pertenencias, noté que faltaban las cartas de mi novia. Con prisa, la desesperación por encontrarlas fue dando paso a la rabia; hasta que apareció ella para contenerme. Entonces no me quedó más que confesarle que las había perdido. "Lo sé, porque las botaste", me dijo. Al comienzo se lo negué, aunque no me tomó mucho comprobar que estaba en lo cierto: yo las había echado a la basura. Quise explicárselo, pero preferí abrazarla y pedirle perdón.

Verdaderamente esa madrugada me aferré como nunca a su cuerpo, al recordar que ella no estaba aquí; que ya se había ido.

Comentarios

  1. Intenso y maravilloso texto

    ResponderEliminar
  2. triste, me hace pensar que la novia murió y su mente no lo puede asimilar, así que se aferra a recuerdos que ya no existen...

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sería tan drástico. Prefiero pensar que la pareja lo abandonó (que es como una forma de morir, también).

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dulce o travesura

La prisionera

Burka

El rey del drama

Cucarachas

El juez New Age

El mejor amigo

Aquí estoy, hija

Mientras tanto

Miércoles