domingo, 22 de noviembre de 2015

El luto

MUERTA la señora, la casa se rehusó a ser nuevamente habitada. Es por esto que el hijo mayor (quien la ocupaba mientras tramitaba la venta de la misma), debió poner a prueba su tenacidad frente al sentimiento de rechazo que se hacía patente en las tazas, lámparas, sillas, cosas varias que retrocedían con recelo ante su presencia.

No, no era bienvenido. Y la casa, gentil hasta entonces, se lo volvió a explicar la madrugada en que se apagó la luz al tiempo que se abrió la puerta principal con sereno proceder para brindarle al intruso la última oportunidad de irse.

25 comentarios:

  1. Creo que el hijo haría bien dándose por enterado... antes de que la casa fuera más expeditiva a la hora de manifestar sus deseos.

    ¿Qué pueden las personas contra toda una casa que no quiere ser habitada?

    Buen relato, con su toque de misterio e invitándonos a empatizar con los sentimientos de la casa :)

    Un abrazo de domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me metería con una casa en pleno proceso de duelo. ¿Quién sabe si las cosas tienen memoria?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  2. Era eso o volverse loco.


    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no hay que ser muy astuto para entender las "indirectas".

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  3. Me hha encantado tu relato amigo Julio..me gusta las intrigas y ese que pasará al final..

    Gracias por tu cariñoso comentario en mi escondite y ya estoy siguiendote

    Besitos mi niño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También voy a pasarme más seguido por tu escondite, Victoria.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  4. Creo que las casas que habitamos guardan mucho de lo que somos y lo que fuimos. Quizás esa casa no era ajena al dolor sentido por la dueña.
    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasamos de esta vida al otro mundo, y las cosas de las cuales éramos dueños permanecen, quedan aquí, sobreviviendo a lo que fuimos.
      Tan orgullosos que somos los seres humanos, cuando hasta una aguja, un botón, o algo tan simple como un pañuelo vivirá más tiempo que nosotros.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  5. El que avisa no es traidor. Yo me iría.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hasta pediría disculpas antes de irme.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  6. Ay, qué miedo... Mejor que huya sin mirar atrás. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto: cuando uno huye (de lo que sea) y mira atrás, da más miedo.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  7. Contundente manera de demostrar el poco aprecio por el intruso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como cuando se entra a una casa por primera vez, y sentimos un ambiente pesado que nos cambia el ánimo. Malas vibras, que le llaman. ¿Será tan así?

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  8. Madre mía, Julio, qué escalofrío.

    No soy especialmente miedosa, pero si una taza se desplazara de su sitio, las lámparas se apagaran o encendieran, sintiera que alguien que no veo abre y cierra puertas... Me muero.

    Me encanta el final, Julio, yo del hijo me iría de allí, y bien lejos.

    ¿Venganza materna? Qué freudiano.

    Un beso,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena vuelta de tuerca con lo freudiano. De ser así, la casa representaría algo así como el vientre materno.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  9. que triste ni la madre ni la casa querían al hijo...
    qué karma de la difunta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pd...este es mi blog http://dondeperderse1.blogspot.cl

      gracias por tu huella en un poema algo ya pasado

      Eliminar
    2. Me agradan tus textos, los he ido descubriendo de a poco.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  10. Sin duda esa era una casa inteligente.
    Muy bueno.

    Saludos.

    Ah, gracias por indicarme ese poema de Neruda. No lo conocía. Es buenísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un Neruda para cada quien. El Neruda enamorado me ha servido a mí. Sí, me he servido del vate.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  11. Las casas hablan, desean, sienten...
    La de tu historia queria ser libre de personas
    pero con alma de sentimientos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y también se quejan, sobre todo las que están hechas de madera.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar
  12. Es la primera vez que te leo y el micro me ha gustado, aparte del tono de terror me ha gustado ese alma que tienen los objetos. Es cierto lo que cuentas, también ellos tienen que hacer duelo para enamorarse de nuevos habitantes. Me has llevado al reparto de ropas del muerto entre los vecinos del pueblo, el acostarse en la misma habitación que falleció la abuela. A todo eso me has llevado. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿El reparto de ropas del muerto entre los vecinos del pueblo?! Desconcertante manera de perpetuar la memoria del difunto. Pero excelente contexto para situar una historia de terror.

      Un abrazo psicológico.

      Eliminar